viernes, enero 23, 2009

Como agua para chocolate. Film

. vieron esta película????....a mí me encantó. susuru

15 comentarios:

SUSURU dijo...

Recuerdo una etapa de mi vida, en la cual papá acostumbraba a salir de caza con su hermano y amigos.
Al regresar, se amontonaban en el patio de la casa, perdices, liebres, codornices, alguna que otra mulita.

Pero lo que más me quedó grabado fue el sabor y el aroma de la salsa con la que mamá preparaba esas aves. Nunca debía faltar el chocolate en la olla mientras todo me lo hacía mezclar con cuchara de madera, hasta lograr el exacto punto de cocción que sólo ella conocía.

Lo probábamos primero, y cuando estaba a punto se servía en los platos de cada uno.

y la exclamación de papá: "bocatto di cardenale".

Nataly dijo...

Hay que hermosos recuerdos que tenes Susu... me encanta!!!! y la peli es muy hermosa, bella de verdad, verla me trae tambien lindos recuerdos, los aromas son muy lindos de sentir y nos trasladan a muchos lugares de nuestra vida, viste????

besitos!!!

faladomi dijo...

Preciosa película...tan intimista; creo que llega intensamente a quienes la ven

un beso

AlmA :) dijo...

Vi la película más de una más de dos más de tres veces... leí el libro... una...dos... tres...

me fascina como huele el libro... cada una de las historias y las comidas y lo que se dice y lo que se esconde... y el amor... el amor de cerillas... y chispas... como fuegos artificiales a medianoche

me encantó
y me quedé por aquí
curioseando... como un gato...

un beso

alas de vida dijo...

leerte a provocado una sensación dulce en mi boca sabor a chocolate...
La pelicula preciosa, aunque como siempre disfruté más el libro.
Besos

Antiqva dijo...

Amiga, yo no la he visto... Si lei y me encantó la novela, que además no hace mucho que leí... Algunos capitulos son para no olvidar... En el blog creo que reproduje algun fragmento.

Por cierto, el Nilo -efectivamente- tenia su misterioso nacimiento en las propias Aguas Primigenias, en el Num (las aguas celestes).

Por eso los egipcios pensaban que Ra (el dios sol) lo que hacia cada jornada era viajar en una barca por las aguas del cielo, por el Nilo celeste.

Un abrazo, amiga

petitapetitesa dijo...

CODORNICES EN PÉTALOS DE ROSAS
INGREDIENTES:
* 12 rosas, (rojas, si es posible)
* 12 castañas
* 2 cucharadas de mantequilla
* 2 cucharadas de fécula de maíz
* 2 gotas de esencia de rosas
* 2 cucharadas de anís
* 2 cucharadas de miel
* 2 ajos
* 6 cordonices
* 1 pithaya

PREPARACIÓN:
Con cuidado, separar los pétalos de rosas, tratando de no pincharse los dedos, porque (a) es doloroso y (b) si los pétalos se impregnan de sangre, alteran el sabor del plato y puede provocar reacciones químicas peligrosas.


COMO AGUA PARA CHOCOLATE

Autora: Laura Esquivel

(…)
¡Éste es un placer de los dióses!
Parecía que el alimento le producía a Gertrudis un efecto afrodisíaco y empezó a sentir un intenso calor que le invadía las piernas. Un cosquilleo en el centro de su cuerpo no la dejaba estar correctamente sentada en la silla. Empezó a sudar y a imaginar que se sentiría sentada a lomo de un caballo, abrazada por un villista, que ella había visto en la plaza del pueblo, oliendo a sudor, a tierra, a vida y a muerte. Gertrudis iba al mercado con Chencha, la sirvienta, cuando lo vio entrar por la calle principal de Piedras Negras, y venía al frente de todos, como capitán de la tropa. Sus miradas se encontraron y lo que ella vio en los ojos de él la hizo temblar. Vio muchas noches junto al fuego, deseando la compañía de una mujer a la cual él pudiera besar, una mujer a la que pudiera abrazar, una mujer... como ella. Sacó su pañuelo y trató de que junto con su sudor se fueran de su mente todos esos pensamientos pecaminosos.

Pero era inútil. Algo extraño le pasaba. Trató de buscar apoyo en Tita, pero Tita estaba ausente. El cuerpo de Tita estaba correctamente sentado en la silla, pero no había ningún signo de vida en los ojos. Tan raro este fenómeno, parecía que su ser se había disuelto en la salsa de las rosas, en el cuerpo de las codornices, en el vino y en cada uno de los olores de la comida. De esta manera Tita penetraba en el cuerpo de Pedro, voluptuosa, aromática, calurosa, completamente sensual.

Parecía que habían descubierto un código nuevo de comunicación en el que Tita era la emisora, Pedro el receptor y Gertrudis la que sintetizaba esta relación sexual, a través de la comida.

Pedro no se resistió, la dejó entrar hasta el último rincón de su ser sin poder quitarse la vista el uno del otro. Le dijo: Nunca había probado algo tan exquisito, muchas gracias.

(…)

Un beso

Lidia M. Domes dijo...

Si, la vi!

Me gustó mucho!!!

Abrazos,

Lidia

Rina dijo...

Hola con sabor!!!
veo que muchos de los que por aquí frecuentamos tenemos el sentido del gusto en la naríz....
gustar es algo....... mmmmmmmm!!!
rina

Rina dijo...

Hola con sabor!!!
veo que muchos de los que por aquí frecuentamos tenemos el sentido del gusto en la naríz....
gustar es algo....... mmmmmmmm!!!
rina

SUSURU dijo...

Nataly, Faladomi: es un regalo para el alma la película y vuestras visitas y comentarios, también lo son.

besos con chocolate

SUSURU dijo...

ALMA,ALAS DE VIDA: a veces sucede cuando leemos el libro y vemos la película, tendemos a quedarnos con una de ambas obras como la que más nos dejó satisfecha.

gracias por vuestro aporte sincero y cariñoso.

besotes

SUSURU dijo...

ANTIQVA: gracias por llegar hasta aquí con tus explicaciones, tus conocimientos que siempre aportan más a mis pocos conocimientos sobre Egipto.

no se te ocurrirá ver la peli????

besosss

SUSURU dijo...

PETITA: con este comentario tuyo has engalanado el post!!!!

bellísima ocurrencia,
se huele, se saborea, me siento invadida por todos esos matices.

no te pierdas, y ven

se extrañan tus visitas.

abrazotes besos de chocolate Bariloche

SUSURU dijo...

Lidia, Rina, gracias amigas por vuestro exquisito gusto que quedó aquí con vuestro perfume tan peculiar argentino y mexicano.

besotes a ambas