domingo, julio 19, 2009

ISIS llega a dejar el 7* relato del juego!!!...y continuamos

“¡Que pase la Reina de Oros!” –gritó el maestro de ceremonias. Con su habitual gesto de majestad, la Reina de Oros se presentó ante todos los invitados. Además de su larga cabellera de reflejos dorados, ostentaba con gran señorío el símbolo de su realeza: una máscara de oro puro con dos esmeraldas por ojos, que le había regalado su padre, el rey del Reino de Todos los Tesoros, cuando ella fuera nombrada la soberana en su cargo más joven en toda la historia del reino. “¡Que pase la Reina de la Plata Imperial!” –intervino otra vez el maestro de ceremonias.
Altiva como siempre, la Reina de la Plata Imperial se presentó frente a la hija de su mismo padre. Habían sido convocadas para decidir quién sería la encargada de hacer girar la Rueda de la Fortuna; derecho que la Reina de la Plata Imperial reclamaba para sí después de que el Rey la hubiera desterrado cuando quiso usarla para su beneficio.
Hacer girar la Rueda de la Fortuna era una labor que debía realizarse sin ambición alguna, ya que la rueda tenía el poder de conjurar a todas las fuerzas del universo para que una empresa humana se cumpliese o no. Por eso, quien estuviera a su cargo debía analizar cada caso con total desapego… La Reina de la Plata Imperial era quien hacía girar la Rueda de la Fortuna, hasta que se enamoró de un mortal y desafió al destino. Esto sucedió cuando un joven intrépido de ojos claros subió a lo alto de la montaña que dividía la parte mágica del mundo de la que no lo era, y se encontró con ella. En esa misma mañana ella, casualmente y guiada por su curiosidad, quiso ver la parte no mágica del mundo. Pero como no podía pasar la línea que dividía su mundo del otro, se quedó en la cima de la montaña, contemplando el paisaje. Entonces llegó el joven intrépido de ojos claros y se miraron… Ella sintió el chispazo de luz en el plexo solar que, como lo sabía muy bien, indicaba el encuentro con el amor. Él se quedó admirado de su belleza y sintió que el tiempo se detenía (lo cual ocurre cuando un mortal se encuentra con el amor, aunque este no pueda percibirlo). Pero los dioses sí pudieron percibirlo e inmediatamente le advirtieron del encuentro al rey del Reino de Todos los Tesoros. Él habló con la Reina de la Plata Imperial y le advirtió que esa unión era imposible, pues el joven y ella pertenecían a mundos diferentes. Conforme pasaba el tiempo, los dos enamorados se enfrentaban a los insalvables obstáculos que impedían su unión. El joven de los ojos claros que cautivaron a la desolada reina, no pudo soportar el dolor de su amor imposible y, subyugando su humana voluntad ante los designios de un destino adverso, decidió seguir con su vida y olvidar a la reina; pues no podía entender por qué habrían de encontrarse dos almas que se aman si no podían estar juntas…

Es así que él siguió su camino y se enamoró de una mujer mortal. Cuando la conoció no percibió en ella ningún resplandor de belleza ni sintió que el tiempo se detuviera… Pero ella le colmó de atenciones, de cariño y de las promesas de una vida feliz que sería posible en este mundo. Él decidió casarse con ella y, como sucede en el plano divino cuando una persona toma una decisión importante en su vida, la Rueda de la Fortuna anunció que había un proyecto humano que atender…

Cuando la Reina de la Plata Imperial se enteró de lo que se trataba, aún sabiendo que no podía romper las leyes universales que rigen el destino de los humanos, quiso girar la Rueda de la Fortuna en contra de la unión del joven intrépido y la mujer que lo amaba. Pero el rey se percató de que esta acción estaba motivada por sus celos y su dolor y la desterró. Ella fue a la montaña donde se había encontrado con los ojos claros que hicieron arder su corazón y desafió al destino… Después de varias lunas de leer en los cielos que el destino solo había sido vulnerable cuando la voluntad humana había resistido el tiempo necesario, ella comprendió que el joven intrépido aún tenía mucho por aprender y que quizá, algún día, sus almas se volverían a encontrar, pero que en este tiempo vital su destino estaba al lado de la mujer mortal que pudo darle lo que ella no pudo, a pesar de su divinidad…

Entonces decidió reclamar la posición que había perdido. La Reina de Oros convenció a su padre para que se hiciera una audiencia, pues ella había estado encargada de la Rueda y ya era tiempo de que volviera a sus propios asuntos; asuntos que debía atender por ser la heredera de los misterios del Sol.
Y así, la Reina de los Oros, con una voz que hacía resplandecer el silencio, habló:
- ........ Querida hermana… Todo en el universo tiene su lugar. Todo ha sido dispuesto por la Gran Sabiduría desde el comienzo de los tiempos y por eso hay un tiempo para todo… Los seres humanos, aún en su pequeñez, pueden vislumbrar que hay mundos más allá del suyo y querer habitar en ellos o gozar de sus tesoros… Muy pocos lo logran. Solo aquellos con una voluntad tan grande, que con la fuerza de su amor conmueven al destino y reescriben su historia. Mueven las estrellas y hacen que la rueda gire a su favor. Pero este no fue el caso de tu amado. Dale tiempo… Tal vez el tiempo necesario para él sea un ciclo vital o tal vez más… Para ti será un breve parpadeo. Y nunca jamás olvides que ellos pueden acceder a otros mundos… pero nosotros ya no podemos volver al de ellos. Todo en el universo tiene su lugar.
El rey estuvo feliz por el regreso de su hija, quien ahora era más sabia que antes y que fue recordada por todos como la Reina de la Plata Imperial que había desafiado al destino por amor. Su máscara de radiante plata le fue concedida por el rey cuando ella volvió y le dijo: “Padre… Ahora sé quién soy y cuál es mi lugar en el universo…”.
gracias querida ISIS por tu participación!!!! susuru

4 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Que maravillosa historia!!! El relato me ha atrapado desde el primer momento y me ha transportado a ese mundo mágico.
Esperemos que la rueda de la fortuna gire positivamente para nuestras vidas.
Un abrazo.

ROBERTO dijo...

Isis; ¿sos astróloga? pregunto....por el modo de escribir este relato.

Buena fortuna para todos!!!

.Gs. dijo...

Pedazo de regalo y pedazo de relato.
Muy completo.

Besos!!

Rorry_la Charo dijo...

¡Maravilloso! Creaste uná mitología, un mundo real e irreal al mismo tiempo, y cerraste con un reflexión y la esperanza que a todos nos gusta encontrar en un relato para recibir sumar una cuota de optimismo a la vida que nos aontece.