martes, diciembre 30, 2008

La sandía y las semillas. Susuru

Hoy comí dos tajadas de sandía bien fresca y mientras la saboreaba pensé: Qué fácil es ver la cantidad de semillas en una sandía,pero qué difícil no sólo verlo sino imaginar la cantidad de sandías en una de esas semillas.

9 comentarios:

Fermín Gámez dijo...

Gracias por llevarme tu brindis a contrapoeticam, Susuru. Han sido unas palabras fenomenales. Yo también brindo porque 2009 sea esplendoroso para ti, para los tuyos, para los que te leen.

Brindo también porque los abrazos, en 2009, sean cada vez menos invisibles.

faladomi dijo...

Todo lo que encierra la semilla de la vida, ¿verdad?
Un fuerte abrazo

SOMMER dijo...

Es cierto, es otra manera de ver la vida, a todas luces más interesante.

Abrazos y que el 2009 te llene la vida de belleza.

Melibea dijo...

¡Hola, Su! ¿Qué tal fue todo finalmente? Me imagino que de 10.

Un besazo y también Feliz Año para vos y los que amas. Besazos

La Gata Coqueta dijo...

Querida amiga!!

Si me permites ese privilegio tan honorifico...

Después del brindis que me has dejado no he podido rendirme a la evidencia, ante tal despliego de tiempo hacia mi persona y atenciones, por lo cual te estoy enormemente y efusivamente agradecida.

Las puertas de mi casa las tienes abiertas para pasar cuando lo desees, siempre tendras mi invitación presente.

Por otra parte es curioso tu post y el detalle de unas simples semillas e sandia, lo que puede uno llegar a pensar y deducir... cada semilla tiene vidad propia y se convierte en muchas más al igual que nosotros mismos.

Bueno! que desearte yo a ti que aun no nos conocemos así sin más, talvez un solo deseo.

Que este año de inunde de felicidad a ti y a tu familia y que todos tus deseos se hagan realidad a traves del año que comienza.

Y decirte que nos seguiremos visitando si Dios nos lo permite.

Hasta pronto auque esto conlleve no ser hasta el próximo año.

Un fuerte saludo de esta que te escribe.

María del Carmen.

SUSURU dijo...

Que estas letras se acomoden como agradecimiento a ustedes, a los que han dejado estos comentarios en este post. Que se multipliquen los abrazos reales y sinceros.



"Para vivir es necesario coraje. Tanto la semilla intacta como la que rompe su cáscara tienen las mismas propiedades, sin embargo, solo la que rompe su cáscara es capaz de lanzarse a la aventura de la vida. Esta aventura requiere una única osadía: descubrir que no se puede vivir a través de la experiencia de los otros y estar dispuesto a entregarse...

No importa lo que me espera, yo deseo estar con el corazón abierto.

Que no tenga miedo de poner mi brazo en el hombro de alguien.
Que yo no tema hacer algo que nadie hizo antes, hasta que me hieran. Déjame ser tonto hoy, porque la tontería es todo lo que tengo para dar esta mañana. Me pueden reprender por eso, pero no tiene importancia, mañana, quien sabe, yo seré menos tonto.

Cuando dos personas se encuentran deben ser como dos lirios acuáticos que se abren de lado a lado, cada cual mostrando su corazón dorado, y reflejando el lago, las nubes y los cielos.

No logro entender por qué un encuentro genera lo contrario de esto: corazones cerrados y temor a los sufrimientos"

***Khalil Gibran***

sujetotacito dijo...

que ricaaaaa la sandiaaaaaaaaaaaa, comeria miles, posta
y si un dia nos juntamos a comer sandia, fresca calada y colorada?
besos

alas de vida dijo...

Así es nuestro corazón, lleno de semillas por crecer, por nacer, por brotar...eso me recuerda un cuento, que seguro ya conoces, pero me encanta releerlo, un besote..

En el silencio de mi reflexión
percibo todo mi mundo interno
como si fuera una semilla,
de alguna manera pequeña e insignificante
pero también pletórica de potencialidades.
...Y veo en sus entrañas
el germen de un árbol magnífico,
el árbol de mi propia vida
en proceso de desarrollo.

En su pequeñez, cada semilla contiene
el espíritu del árbol que será después.
Cada semilla sabe cómo transformarse en árbol,
Cayendo en tierra fértil,
absorbiendo los jugos que la alimentan,
expandiendo las ramas y el follaje,
llenándose de flores y de frutos,
para poder dar lo que tienen que dar.

Cada semilla sabe
cómo llegar a ser árbol.
Y tantas son las semillas
como son los sueños secretos.

Dentro de nosotros, innumerables sueños
esperan el tiempo de germinar,
echar raíces y darse a luz,
morir como semillas...
para convertirse en árboles.

Árboles magníficos y orgullosos
que a su vez nos digan, en su solidez,
que oigamos nuestra voz interior,
que escuchemos
la sabiduría de nuestros sueños semilla.

Ellos, los sueños, indican el camino
con símbolos y señales de toda clase,
en cada hecho, en cada momento,
entre las cosas y entre las personas,
en los dolores y en los placeres,
en los triunfos y en los fracasos.

Lo soñado nos enseña, dormidos o despiertos,
a vernos, a escucharnos, a darnos cuenta.

Nos muestra el rumbo en presentimientos huidizos
o en relámpagos de lucidez enceguecedora.

Y así crecemos, nos desarrollamos, evolucionamos...

Y un día, mientras transitamos
este eterno presente que llamamos vida,
las semillas de nuestros sueños
se transformarán en árboles,
y desplegarán sus ramas que,
como alas gigantescas,
cruzarán el cielo,
uniendo en un solo trazo
nuestro pasado y nuestro futuro.

Nada hay que temer,
...una sabiduría interior las acompaña...
porque cada semilla sabe....
cómo llegar a ser árbol...

Estrella del mar dijo...

vi un mundo lleno d e gente

quise ver solo constructores de la paz

cuanto costo ver

que tan pocos trabajan por la paz