domingo, diciembre 14, 2008

PALINURO DE MÉXICO.

Ella y yo hacíamos el amor diariamente
En otras palabras
Los lunes, los martes y los miércoles
Hacíamos el amor invariablemente.
Los jueves, los viernes y los sábados.
Hacíamos el amor igualmente.
Por último los domingos
Hacíamos el amor religiosamente.
Hacíamos el amor compulsivamente.
Lo hacíamos deliberadamente
Lo hacíamos espontáneamente
Hacíamos el amor por compatibilidad de caracteres
Por favor, por supuesto, por teléfono.
De primera intención y en última instancia.
Por no dejar y por si acaso
Como primera medida y como último recurso.
Hicimos el amor por ósmosis y por simbiosis.
Y a eso le llamábamos hacer el amor científicamente.
Pero, también hicimos el amor yo a ella y ella a mí.
Es decir, recíprocamente.
Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo
Y yo, con el miembro
convertido en un músculo fláccido no podía rellenarla
Entonces hacíamos el amor lastimosamente.
Lo cual no tiene que ver con las veces en que yo
me imaginaba que no iba a poder, y no podía
Y ella pensaba que no iba a sentir, y no sentía
O bien estábamos tan cansados y tan preocupados
que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo.
Decíamos entonces Que habíamos hecho el amor aproximadamente
O bien a Estefanía le daba por recordar las ardillas
que el tío Esteban le trajo de Wisconsin
Que daban vueltas como locas en sus jaulas olorosas a creolina
Con sus sillas vienesas y sus macetas de rosas
Esperando la eclosión de las cuatro de la tarde
Así era como hacíamos el amor nostálgicamente
Viniéndonos mientras nos íbamos tras viejos recuerdos.
Muchas veces hicimos el amor contra natura
A favor de natura
Ignorando a natura.
O de noche con la luz encendida
O de día con los ojos cerrados.
O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia
O viceversa. Contentos, felices, dolientes, amargados
Con remordimiento y sin sentido
Con sueño y con frío
Y cuando estábamos conscientes de lo absurdo de la vida
Y de que un día nos olvidáramos el uno del otro
Entonces hacíamos el amor inútilmente
Para envidia de nuestros amigos y enemigos
Hacíamos el amor ilimitadamente, magistralmente,
legendariamente
Para honra de nuestros padres, hacíamos el amor moralmente
Para escándalo de la sociedad, hacíamos el amor ilegalmente
Para alegría de los psiquiatras,
hacíamos el amor sintomáticamente
Hacíamos el amor físicamente
De pie y cantando
De rodillas y rezando
Acostados y soñando
Y sobre todo
Y por la simple razón
De que yo lo quería así
Y ella también
Hacíamos el amor... Voluntariamente.
Autor: Fernando del Paso

7 comentarios:

Ana Lorena dijo...

Que manera Su.....de hacer el amor, un cien!!!!
Lore

sujetotacito dijo...

que envidia por esta gente, jajaaja.
besos

.Gs. dijo...

HOla Susu!!
Muchas gracias por la suertes para los exámenes, hoy al fin termino mi evaluación y espeo hacerlo con una buena media jeje.
En cuanto a su post, ¿Hay tantas maneras de hacer el amor? Tal vez debido a mi juventud unida con mi inexperiencia todo esto es irreconocible, espero conocer todas las formas e incluso aumentarla lista jaja.

Eso sí, siempre VOLUNTARIAMENTE.

UN abrazo cálido, que aquí en España la nieve nos baña los pies.

Nos vemos!

Antiqva dijo...

Uf, que frenesi... No me extraña que a veces hicieran el amor por simple aproximacion...

Ja,ja,ja...

Bello poema, pero un poco frenetico... Uf, me agote...

Ja,ja,ja

Un abrazo, amiga

Melibea dijo...

Excelente! Así me gusta hacer el amor; de todas las formas posibles. Pero, como dice Tácito, ¡qué envidia, che! A ver si dejan algo a los pobres :P

Besazos

isis de la noche dijo...

Guao!!!

pero qué genialidad de poema amiga!!!

Y nos deja algo claro, sin la menor duda: que hacían el amor..

Hum.. esa expresión me hace pensar..

HACER el amor..

¿concretarlo? ¿materializarlo? ¿convertirlo en movimiento para poder experimentarlo con los sentidos físicos???

"Hacer" el amor..

habrá que "hacerlo" tanto y tan variadamente como el autor del poema y su amada para llegar a una conclusión .. ¿no?

pero esperemos que pase esta terrible gripe, porque sino lo haré "febrilmente" y no tanto por la pasión como por la fiebre jaja..

Un beso inmenso amiga.. ¿Ves cómo me ha hecho delirar tu poema?

(O será otra vez la fiebre ;)

abrazos..

Rina dijo...

Antoja !!!!
rina.