domingo, noviembre 09, 2008

Roberto Arlt. Los siete locos. El discurso del astrólogo.(fragmento)

[...El Astrólogo] Dijo:

­ Sí, llegará un momento en que la humanidad escéptica, enloquecida por los placeres, blasfema de impotencia, se pondrá tan furiosa que será necesario matarla como a un perro rabioso.

­ ¿Qué es lo que dice?

­ Será la poda del árbol humano... una vendimia que sólo ellos, los millonarios, con la ciencia a su servicio, podrán realizar. Los dioses, asqueados de la realidad, perdida toda ilusión en la ciencia como factor de felicidad, rodeados de esclavos tigres, provocarán cataclismos espantosos, distribuirán las pestes fulminantes... Durante algunos decenios el trabajo de los superhombres y de sus servidores se concretará a destruir al hombre de mil formas, hasta agotar el mundo casi... y sólo un resto, un pequeño resto, será aislado en algún islote, sobre el que se asentarán las bases de una nueva sociedad.

Barsut se había puesto en pie. Con el entrecejo fiero, y las manos metidas en los bolsillos del pantalón, se encogió de hombros, preguntando:

­ Pero, ¿es posible que usted crea en la realidad de esos disparates?

­ No, no son disparates, porque yo los cometería aunque fuera para divertirme.

Y continuó:

­ Desdichados hay que creerán en ellos... y eso es suficiente... Pero he aquí mi idea: esa sociedad se compondrá de dos castas, en las que habrá un intervalo... mejor dicho una diferencia intelectual de treinta siglos. La mayoría vivirá mantenida escrupulosamente en la más absoluta ignorancia, circundada de milagros apócrifos, y por lo tanto mucho más interesantes que los milagros históricos, y la minoría será la depositaria absoluta de la ciencia y del poder. De esa forma queda garantizada la felicidad de la mayoría, pues el hombre de esta casta tendrá relacion con un mundo divino, en el cual hoy no cree. La minoría administrará los placeres y los milagros para el rebaño, y la edad de oro, edad en la que los ángeles merodeaban por los caminos del crepúsculo y los dioses se dejaron ver en los claros de luna, será un hecho.

Hijo de un inmigrante prusiano y una italiana, Roberto Godofredo Christophersen Arlt nació en Buenos Aires, en el barrio de Flores, el 2 de abril de 1900. Publicó El juguete rabioso, su primer novela, en 1926. Al mismo tiempo de su actividad como escritor, Arlt buscó constantemente hacerse rico como inventor, con singular fracaso En 1935, viajó a España y África enviado por El Mundo, de donde salen sus Aguafuertes Españolas. Pero salvo este viaje y alguna escapada a Chile y Brasil, permaneció en la ciudad de Buenos Aires, tanto en la vida real como en sus novelas, Los siete locos y su continuación, Los lanzallamas.Murió de un ataque cardíaco en Buenos Aires, el 26 de julio de 1942.

Imagen: "Los siete locos".- óleo de Horacio Politi

Boomp3.com

7 comentarios:

isis de la noche dijo...

Vaya... he visto merodear a los dioses por el crepúsculo..

¿Será Susuru?

Un abrazo gigante..

Melibea dijo...

¡Hola, guapa! Descubrí a Arlt en la facultad, hace unos añitos ya. El libro que leí fue El juguete rabioso y me gustó mucho, pues me recordaba a la picaresca española del gran Lazarillo de Tormes.

Este texto que expones en tu blog me recuerda a una peli (Blade Runner) y a un libro (Un mundo feliz), entre otras muchas obras que hablan de la división humana. Yo tengo una teoría que consiste en que vivimos unos años de retroceso intelectual y cultural, al menos en mi país. A diario trabajo con personas que se jactan de su ignorancia e, incluso, lo consideran una seña de identidad. ¿A dónde vamos a parar? No lo sé; sin embargo, no parece que a los gobernantes de nuestras naciones les importe mucho que la educación regrese a los sectores más poderosos como otra "arma" del capitalista más salvaje.

Un abrazo

Rina dijo...

Quiero ser totalmente franca pero este tema es nuevo para mí...
algunas cosas no las comprendo del todo pero lo que sí puedo opinar es que el mundo está al revés en lo que la mayoría considera como
"educación".
siempre innovando querida Susu.
rina

Antiqva dijo...

Me encanto especialmente esa forma de contar que quiso hacerse rico con los inventos y fracaso de manera singular.. Me encanto...

Por lo demas, nunca escuche hablar de este hombre, que algo de cordura parece que tenia.

Un abrazo, amiga

El Pensador dijo...

Roberto Arlt!!! Uno de mis autores preferidos. Ya voy a suberi algo de el, por lo pronto una grande de la literatura brasilera, Clarice Lispector, no tan conocida en nuestro pais pero con una bibliografia impactante. MMMMM creo que mañana subo algo de Rodo...nose nose. Muy buenos los videos del Chaqueño!

Me voy a la sombra que hace muuuucho calor.

Un abrazo.

El.pensador

petitapetitesa dijo...

Me estremeció el texto.

Supongo que lectura adecuada para esos días que a uno le sobra el optimismo.

Te dejo uno cortito pero creo que en el fondo semejante al tuyo.

El salto cualitativo

Augusto Monterroso

-¿No habrá una especie aparte de la humana -dijo ella enfurecida arrojando el periódico al bote de la basura- a la cual poder pasarse?
-¿Y por qué no a la humana? -dijo él.

FIN



Besos (Optimistas, utópicos, esperanzados, alegres, de los buenos de verdad)

MARTA SUSANA dijo...

Juguete rabioso, la vi en el cine.
Otro autor argentino que merece un lugar destacado en la literatura, sin duda.....

saludos, me gusta tu blog

Susie