viernes, julio 11, 2008

MASCARAS. Mario Benedetti

No me gustan las máscaras exóticas
Ni siquiera me gustan las más caras
Ni las máscaras sueltas ni las desprevenidas
Ni las amordazadas ni las escandalosas.
No me gustan ni nunca me gustaron
Ni las del carnaval ni la de los tribunos.
Ni las de la verbena ni las del santoral.
Ni las de la apariencia ni las de la retórica.
Me gusta la indefensa gente que da la cara
Y le ofrece al contiguo su mueca más sincera
Y llora con su pobre cansancio imaginario
Y mira con sus ojos de coraje o de miedo.
Me gustan los que sueñan sin careta
Y no tienen pudor de sus tiernas arrugas
Y si en la noche miran/ miran con todo el cuerpo
Y cuando besan/besan con sus labios de siempre.
Las máscaras no sirven como segundo rostro
No sudan/no se azoran/jamás se ruborizan
Sus mejillas no ostentan lágrimas de entusiasmo
Y el mentón no les tiembla de soberbia o de olvido
¿quién puede enamorarse de una faz delegada?
No hay piel falsa que supla la piel de la lascivia
Las máscaras alegres no curan la tristeza
No me gustan las máscaras, he dicho.

6 comentarios:

JOP dijo...

"Me gusta la indefensa gente que da la cara"

"Las máscaras no sirven como segundo rostro"

"Las máscaras alegres no curan la tristeza"

Seleccioné estos tres versos porque me impactaron particularmente y condensan en tan pocas palabras muchas cosas.

Un beso.

Rina dijo...

pero...... qué difícil es que las personas te amen y te acepten así: sin máscaras!!!
a la mayoría no le agrada la franqueza.
rina

SUSURU dijo...

Querido JOP: lo que seleccionaste tiene mucho que ver con vos, me equivoco?, estoy segura que no.
a mí también me gustaron y me llegaron al corazón esos versos que elegiste.
Gracias por venir. Me hace bien tu compañía.

Querida Rina: mi amiga mex de pintitos suspensivos...¿qué puedo decirte a lo que dejas aquí? siento que cuando nos encontramos en una etapa de la vida con una sumatoria de vivencias que no se tienen en la juventud, adoptamos una actitud frente a la vida con todos los riesgos que ellos implican, y si elegimos SER, y no sólo pertenecer a la muchedumbre, seguramente nos encontraremos confrontando con otros...pero siempre es enriquecedor, siempre vale la pena, porque de adulaciones e hipocresía es de lo que más abunda......
y con respecto a tener o no máscaras, aclaro para ambos, Jop y vos, y para todos los que lleguen hasta aquí, que aunque les parezca raro, siempre estamos con máscaras. En el único momento en que nos despojamos de ellas, es cuando morimos.

Anónimo dijo...

yo digo como el autor, que no me gustan las máscaras, nunca me gustarom.
recuerdo que siendo chica, con mis padres íbamos de visita a una casa grande que en la pared del pasillo que debía atravesar para ir al baño, estaban colgadas un montón de máscaras, recuerdos de los viajes que hicieron los dueños de casa.
medaba tanto miedo que más de una vez me hice pis encima, para no verlas y en otras oportunidades, sabiendo que me llevarían a esa casa de visita, armaba flor de escandalete a mis viejos, así y todo, me las tenía que aguantar.
me quedó tan grabado todo esto, que aín conociéndote a vos, y sabiendo como sos y lo que te apasionan las máscaras, no logro incorporarlas a mi vida.....
te prefiero como profe de contabilidad y economía, y sin máscaras, aunque me tenga que aguantar las que hiciste y tenés colgadas por ahí.
Con mucho cariño, te recuerdo, querida Su, y te debo más visitas a este sitio tuyo con todo lo que me ayudaste a crecer.
Un abrazo grandote.
Andrea

tere garcía dijo...

A mí sí me gustan las máscaras. Las necesitamos como antiguo guerrero a su armadura. A veces tenemos que ocultarnos, otras mostrar con ellas el gesto que debajo no nos apetece mostrar. El triunfo de todo ello está en saber a quién mostrarnos de cara lavada.
Tere García Ahued.

SUSURU dijo...

a unos les gustan, a otros no.
A mi me gusta que me expresen lo que sienten, es valioso, por algo este espacio se denomina LOS UNOS Y LOS OTROS. El lugar dónde confluyen todos ante un mismo tema y les dispara diferentes o similares sentires.
Gracias por venir!!!!