martes, julio 29, 2008

La visita. Susuru

Sonia se sentía harta, cansada, furiosa. En su cabeza resonaban las palabras que su madre le dijo cuando se despedían: “lo grave no es no llegar a las metas, lo grave es no tener metas”. Intentó agarrarse el cerebro con las manos para no estallar. Estaba así, como una novia puntual y desdichada. Todos eran obstáculos. Nada hacía bien. Sus contradicciones permanentes la llevaban por caminos equivocados. Tenía cita con su analista a las 18 hs.. Decidió entrar a Impala y tomar un té verde, mientras dejaba que el tiempo transcurriera. Era temprano. Disponía de una hora y no estaba muy lejos. Tomando el 25 en Beiró, le llevaba 15 minutos de viaje. Comenzó a respirar profundo con el propósito de serenarse un poco. Mientras su cucharita disolvía el terrón de azúcar en la taza, siente la proximidad de alguien que le susurra en voz baja: -si me das cinco pesos, te adivino la suerte. Sonia levantó la cabeza y vio a una mujer de piel reseca, muy arrugada, ropas gastadas, cuerpo extremadamente delgado, pero de mirada franca, transparente. Así lo percibió y la invitó a sentarse frente a ella en la misma mesa., preguntándole en que consistía su servicio. La mujer, tranquila y mirándola fijamente le explicó, que con una simple tirada de cartas, podía ayudarla a quitarse toda esa ira que transmitía su cara, su cuerpo, sus ojos, su boca y sus manos apretadas. Y Sonia confió. ¿Por qué no transgredir alguna vez y tentar a la suerte? –se dijo esbozando una leve sonrisa cómplice. Pidió otro té al mozo y le ordenó a la misteriosa visitante que comenzara a actuar. Las cartas estaban sobre la mesa tapadas.. La esotérica visita le dijo que sólo podía dar vuelta dos de ellas. Sonia obedeció prontamente, sin pensar ni un minuto. En el centro de la mesa, en sólo dos cartas estaba su destino. La pitonisa pausadamente toma una de las cartas y comienza con lentitud, pero con mucha seguridad a leer lo que allí se revelaba y le dice mirándola fijamente: Esta carta me permite interpretar tus sueños. Es LA SACERDOTISA que te dice que ha llegado el momento de transformar tus deseos en realidad. Sabes bien quien eres y lo que quieres. Ahora sólo debes elegir, seleccionar, el camino a transitar. No temas y ubícate en el atajo hacia el amor que te guiará al mundo que sueñas. Sonia escucha, no responde. La delgada mujer continúa con la otra carta diciendo: Y esta otra habla de: LA CREACIÓN Y EL AMOR: Estás evolucionando y en toda evolución, lo bueno en ti se conserva. El amor auténtico, te seguirá a donde vayas. Podrás evidenciar que todos los sentimientos verdaderos que estaban ocultos en ti siguen allí, nutriéndose y colmando tu vida de buenos recuerdos. Anímate, todos aquellos que no deseen tu bienestar y felicidad se alejarán. Concluído el mensaje, abonó lo que la mujer le había pedido. Terminó de tomar el té y se dio cuenta que se sentía mejor. Miró el reloj. que daba las 19 hs. Suspiró agradecida. No se encontraría con su analista. Abonó la consumición. Cruzó Beiró y tomó el 80 rumbo a Belgrano. Se acomodó en uno de los asientos dobles del colectivo y con su celular en mano, empezó a marcar el número de aquel joven que le gustaba tanto y que vivía en Manzanares y Cabildo.

música: cymbeline

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bueno. Cuanto me gustó este relato. Espero con ansias leer su continuación.
RGB

Anónimo dijo...

Hay gente que llega así, de repente, sin que lo esperes, justo, justo en el momento necesario…
Es esa gente que te abraza, te mece, te serena como el mar de tardecita, que te dice palabras hermosas, palabras que calman y serenan, besando tímidamente las arenas aún ardientes en las playas de tu vida.
Es esa gente que va y viene, que viene y viene, y viene, y se atreve un poco más… aunque muchas veces seas hermético y no se lo permitas, pero viene y va… y se ahonda hasta llegar a la más diminuta pero sensible fibra de tu corazón.
Es esa gente que se para a tu lado y simplemente te acompaña, envolviendo en palabras o en silencio, esa bóveda azul del alma donde se esconden todos los misterios y los incomprensibles laberintos de tu vida.
Es esa gente que así, en secreto, derrama una lágrima junto a la tuya y las guarda en un cofre pequeño de complicidad y ternura… gente que ora por ti, aún cuando su corazón también necesite un alivio, y te toca justo en el lugar donde el alma enciende su fogata de sueños y esparce chispitas de alegría que se entretejen en un tiempo que es solo un encuentro un saludo y una sonrisa.
Es esa gente que te acepta como eres, que te quiere como eres, sin preguntar nada, que no te conduce, que no te critica, que no juzga las decisiones que tomas en la vida.
Es gente que acaricia tu cabeza con manos de ángel y baña de luna esa zona hostil y solitaria donde los límites de la realidad se esfuman como niebla en mañanas cargadas de otoño dorado y gris.
Porque esa gente ¡existe! ¡es real!, es tan real como el viento que acaricia tus mejillas…
Como el rocío de la mañana.
Porque esa gente existe y tu estás entre esa gente…
Sé que los cristales más fríos de la soledad, no podrán tocar las arenas de esta playa que te ha descubierto y te nombra a ti:
besazo

maría

zenmara dijo...

estaba sintiendo las muertes de mi cuerpo..... de ilusiones...de recuerdos.....sin embargo hoy en este invierno siento mi cuerpo mi amigo....el unico con el que he atravesado la mitad de mi vida.....claudia

SUSURU dijo...

RGB: qué halago siento al saber que te ha gustado el relato.
Quizás lo continúe, por que no?

tengo varios post más antiguos con relatos de mi autoría, si no los has visto, te invito a hacerlo, por suuesto, si tienes ganas.

María. hermoso lo que me copiaste. Me llegó y lo recibí con muchísima ternura y calidez.
Vuelve más seguido...¿es mucho pedirte?

zenmara: bienvenida a este sitio mío para que podamos compartir lo que gustes y opines libremente sobre lo que encuentres.
Deseo que este momento de renacimiento personal continúe floreciendo y transmute tanto dolor por bellas vivencias. Confía!!!

Abrazos porteños, desde una noche que nos tiene oculta la luna y las estrellas, aparecerá la lluvia?

Vuelvan!!! Siempre encontrarán mate, té o café, con algunos bocadillos para acompañar. Dulce o salado? qué prefieren???

JOP dijo...

Excelente la prosa Su. Sigo insistiendo en que le dediques más tiempo a escribir y contarnos historias.

Pensaba respecto de esos momentos claves en la vida, cuando todo parece detenido y confuso. Y pensaba también en la resposabilidad, de hacer y de no hacer. En esos casos, una pitoniza viene tan bien como cualquier otra creencia para generar algún impulso, alguna seguridad. Ahora, pensaba en la responsabilidad en juego allí, digo, de la propia.

Me gustó mucho. Besotes.

SUSURU dijo...

Gracias, Jop!!! Sé que me estás alentando a escribir con sinceridad. Me lo dijiste muchas veces. No cae en saco roto, lo voy intentando.

Con respecto al argumento del texto, me gustó como fantasía para un día que se presentaba muy gris.
besote

tere dijo...

Es precioso el relato y también te animo para que sigas con este y más. La idea de que una adivina o persona irrumpa en un momento especial de la vida, pone esa magia y confianza de que pueden ocurrir cosas así, que te hacen cambiar el rumbo y que te sientes bien con ello. Pones a pensar muchas cosas... ya sabrás a cuáles me refiero.
Tere.

Anónimo dijo...

Que te puedo decir Susuru.... que tenés el don del gancho que necesita el escritor para que uno se sienta atrapado y no pueda abandonar la lectura.
Por supuesto que me gustó !!!
Para cuando tu libro??

muchos besos y gracias !
pd. por supuesto tengo mi carpeta aparte con tus escritos.

alondra

Alfredo Ascanio Guevara dijo...

Susuru te dejo un enlace de una poetiza argentina que estoy seguro te va a gustar mucho:

http://www.silsh.com.ar/

Su nombre de artista es SILSH...vale la pena sus poemas y sus prosas...
(ASKAIN)