martes, junio 10, 2008

Milan Kundera. La Broma. Fragmento

A pesar de mi escepticismo me ha quedado algo de superstición. Por ejemplo esta extraña convicción de que todas las historias que en la vida ocurren tienen además un sentido, significan algo. Que la vida, con su propia historia dice algo sobre sí misma, que nos devela gradualmente alguno de sus secretos, que está ante nosotros como un acertijo que es necesario resolver. Que las historias que en nuestra vida vivimos son la mitología de esa vida, y que en esa mitología está la clave de la verdad y del secreto. ¿Qué es una ficción? Es posible, es incluso probable, pero no soy capaz de librarme de esta necesidad de descifrar permanentemente mi propia vida.

6 comentarios:

JOP dijo...

Cuánta complejidad en un texto que, a simple vista, parece claro y sencillo.
Realidad, mito, sentido, significación, y la íntima relación entre todos esos términos.
En la diáfana prosa de Kundera, todo un monumental problema filosófico.
Para releer y pensar muchas veces.

Anónimo dijo...

FELIZ DIA DEL ESCRITOR ! ! !

Que pases un hermoso día ...y que siempre nos sigas deleitando con tus relatos !!!.

Un abrazo grande !

Ale.

Náufrago Nocturno dijo...

Tal vez la ficción sea una realidad posible vista desde nuestros otros yo. A la manera de Cortázar se me ocurre que el paisaje que ofrece la ventana abierta es hermoso, pero no es la totalidad del paisaje.
Saludos y besos dolineros.

Rina dijo...

realidad o ficción?
según como vivamos y lo que querramos: todo es posible.
igualmente, saludos.
ini

SUSURU dijo...

A todos ustedes, Jop,Ale, Náufrago nocturno, rina....qué puedo agregarles????
Nada es imposible o todo es posible....valdrá al menos la pena intentarlo???

Anónimo dijo...

Querida Su: busqué uno de tus tantos post, de los cuales me cuesta decidirme que más me gusta, porque todos en al´guna parte de mi alma pegan un golpecito, a veces más fuerte que otros. Y en este quiero dejar mi testimonio que desde que te conoci, has hecho una gran diferencia en mi vida, le agregaste un valor diferente. Y en estos momentos que las circunstancias me llevaron a estar sola, después de la pérdida del amor de toda mi vida, me refugio en este blog tuyo, buscando amor, consuelo, compañía, alegría, paz, y el tiempo va pasando, y la vida continúa, y nada será igual. Pero te pido que no abandones este sitio. Imagino que muchos como yo pasan por aquí y no se animan a dejarte nada escrito, pero el que pasa una vez, no se lo olvida. La sensibilidad brota, habla, incluye, acaricia, estremece...como la vida misma.
Gracias amiga!!!!
María Lidia