sábado, abril 21, 2007

Sueños y Fantasías........

Nada recuerdo con más agrado de mi niñez que los sueños y las fantasías. Esa inmensa capacidad de los niños de suspirar, de abrir los ojos y mirar con lo más profundo de su mente y su corazón al mundo íntimo de la ilusión. Esa capacidad de imaginar que se es el campeón de fútbol, la reina de las reinas, el magnate industrial, el sabio, el artista genial o, sencillamente, la persona más feliz de esta tierra. Lo increíble es que el niño no solo lo ve y lo siente como si fuera realidad, sino que tiene la capacidad de vivirlo sin reservas más allá de cualquier frontera.El peligro son los matadores de ilusiones. ¡Cuidado! Son seres quizás bien intencionados que probablemente nos quieren mucho, pero que están contagiados por un virus mortal para las ilusiones porque las mina, las desdibuja, les va quitando la fuerza y el sentido; éste es el virus del realista.Leí en una investigación realizada recientemente por la Honorable Asociación Protectora de Ilusiones, que la población más afectada por el mal corresponde a sujetos de más de 25 años, entre los cuales se encuentran el 92.6% de quienes han permitido que el virus destruya sus ilusiones. Los científicos de HAPI, (Honorable Asociación Protectora de Ilusiones) anotan que algunos de los síntomas que presenta esta población son ceño fruncido, dedo índice señalando al que tiene la ilusión, voz firme y expresiones tales como "sé realista", "eso no se puede", "eso no lo ha hecho nunca nadie", "¿estás loco?", "Eso es imposible" y "tú nunca lo lograrás".Éstos y otros síntomas podrán ser profundizados con el decálogo de la Asociación de ex-Realistas Anónimos. Hace poco tuve la oportunidad de entrevistar a varias personalidades acerca de los matadores de ilusiones. Al respecto, el director técnico de un equipo deportivo muy exitoso decía: "Si les hubiera hecho caso a los matadores de ilusiones, no hubiera alcanzado ni la décima parte de los resultados. Me decían iluso y loco".Un científico de renombre internacional aseguraba: "Quienes trataron de contagiarme con el virus me decían que científicamente era imposible convertir mis sueños en realidad. Mi perseverancia mostró lo contrario. Mis sueños cambiaron la ciencia".Una reconocida triunfadora en el mundo de los negocios afirmaba: "Mis amigos realistas siguen pensando que esto y lo otro no se puede, mientras yo me dedico a hacerlo". Bueno amigos, yo mismo soy un constructor de sueños, aunque confieso que no pocas veces he sido contagiado por el virus, he apagado mis esperanzas o he permitido que otros lo hagan. E incluso, en algunas ocasiones, ¡Yo mismo he contagiado el virus a otras personas! Por eso ahora suspiro, abro mis ojos y me conecto con lo mas profundo de mi corazón y mi mente, dejando fluir mis ilusiones y esperanzas porque sé, sin duda alguna, que si quiero, puedo convertir cualquier sueño en realidad. ¿cómo puedes ayudar a otros a cuidar y a creer en sus ilusiones? ¿Cómo puedes cultivar mejor sus propias ilusiones? Con esperanza y fe, a mis amigos constructores de ilusiones. Carlos Devis
Aporte de mi amiga ANGELES, de Leon, España

1 comentario:

Elvira dijo...

Hermoso tu mail Susana:
Ya lo estoy pasando a todos mis conocidos que tienen a su alrededor
niños, hay que salvarles los sueños y fantasías.
En cuanto a la canción que lo acompaña, mirá como suelen pasar las
CAUSALIDADES...mi mamá, mis abuelos maternos y toda la rama que
desde allí se amplía: eran aragoneses. Mi madre nacida a dos cuadras de
la Basílica del Pilar, en Zaragoza; como me emocionaste!!!
Gracias amiga "on line".
Besos Elvira