lunes, marzo 26, 2007

Le tengo Rabia al SILENCIO: Atahualpa Yupanqui

Le tengo rabia al silencio

por lo mucho que perdi

que no se quede callado

quien quiera vivir feliz

Un día monté a caballo

y en la selva me metí

y sentí que un gran silencio

crecía dentro de mí

Hay silencio en mi guitarra

cuando canto el yaraví

y lo mejor de mi canto

se queda dentro de mí

Cuando el amor me hizo señas

todo entero me encendí

y a fuerza de ser callado

callado me consumí

Le tengo rabia al silencio

por lo mucho que perdí

que no se quede callado

quien quiera vivir feliz

1 comentario:

JOP dijo...

Bellísima poesía.
En la simpleza del juglar que anda caminos con su guitarra, surge inmensa la claridad del sentimiento humano. De ese hombre simple y sencillo que, en definitiva somos todos.