lunes, marzo 05, 2007

Alas para volar, escenas para destrabar

“Pies, para qué los quiero, Si tengo alas para volar” Frida Kahlo El cuerpo muestra, demuestra, oculta, decepciona, envuelve, atesora, aprisiona, oprime, dispone, propone, cuenta, cubre, descubre…La historia late en el cuerpo, se desparrama en todo el territorio que habitamos y que somos. El proceso creador es una montaña rusa impredecible, lo mismo ocurre con el montaje escénico en psicodrama, el camino a seguir hay que construirlo. El director psicodramático propicia no sólo la circulación de la palabra sino también la de sentimientos antiguamente taponados que obstaculizan una relación más fluída con el entorno. Toda obra artística, una vez terminada, deja de pertenecer a su autor, y es al mismo tiempo una huella imborrable de sí mismo. Exactamente lo mismo ocurre con las escenas que se abren al Psicodrama, dejan de tener un dueño para multiplicarse en todos los que intervienen en ella. Por eso decimos que el protagonista presta su escena para que los otros encuentren las propias, así también las diferentes expresiones artísticas nos permiten transitar entre lo siniestro y lo maravilloso “Yo vivo con la muerte desde que sé que respiro y ella me mata con una voluptuosidad fría, sólo comparable a mi lúcida pasión por sobrevivirme a cada minuto, a cada segundo infinitesimal de mi conciencia de ser. Esta tensión continua, obstinada, feroz, terrible, constituye toda la historia de mi búsqueda” Salvador Dalí Leo esta frase de Dalí y me transmite lo mismo que muchas de sus pinturas, al igual que tantas escenas donde esa tensión continua, feroz, comienza a cobrar vida, poblando distintos escenarios. “Pies, para que los quiero, si tengo alas para volar”. Volar del dolor no es escaparse de él, es convertirlo en imágenes, encauzarlo y del mismo modo que el Arte, el Psicodrama permite desplegar las alas, dándole sentido al sin sentido. Nota: este texto de la Lic. Adriana Piterbarg, fue publicado en Revista KINÉ Nro: 74, noviembre 2006 y pertenece a su libro: TODAVÍA RESPIRA.

4 comentarios:

Cris dijo...

Evidentemente, Frida, ha dejado en vos, una marca muy profunda. La tenés presente en todos los momentos que hablamos de dolores y su resignificación. Y este texto, además con Dalí incorporado, hablan muchísimo de vos, de lo que sos, de la intensidad de tus emociones, de las ganas de vivir!!!!

Anónimo dijo...

Cuando vi la foto de Frida, no pude resistirme a leer el texto.
A Frida la conocí cuando vi la película, poco y nada sabía de ella. Y de Dalí amo sus locuras, sus obras

maria dijo...

Cada dia me gusta mas tu blog, Su.
Me da la oportunidad de leer cosas interesantisimas, gracias
Maria Angeles

SUSURU dijo...

Gracias, Angelines, como te dice TXELU. Por se una artista de gran sensibilidad como lo eres tú, valoro mucho que desde España, te hayas tomado el trabajo de leer, un modo de expresar mi sentir.
Un abrazo con mucha ternura.