viernes, abril 18, 2008

Una Sorpresa. Evaristo Carriego

Hoy recibí tu carta. La he leído

con asombro, pues dices que regresas,

y aún de la sorpresa no he salido...

¡Hace tanto que vivo sin sorpresas!

«Que por fin vas a verme..., que tan larga

fue la separación...» Te lo aconsejo,

no vengas, sufrirías una amarga

desilusión: me encontrarías viejo.

Y como un viejo, ahora, me he llamado

a quietud, y a excepción -¡siempre e! pasado!

de uno que otro recuerdo que en la frente

me pone alguna arruga de tristeza,

no me puedo quejar: tranquilamente

fumo mi pipa y bebo mi cerveza

Poeta argentino nacido en Paraná, Entre Ríos en 1883. Se educó en Buenos Aires, y desde joven participó en tertulias literarias y movimientos de tipo intelectual. Escribió en diversas publicaciones de la época, como «La Protesta», «Ideas», «Caras y caretas» y otras. Su obra literaria se extendió al teatro y al cuento dejando dejando varias publicaciones junto a su único libro de versos editado en vida, «Misas herejes», en 1908. Después de su muerte, ocurrida en 1912, se publicó el conjunto de su producción poética con el título de «Poemas póstumos» y «La canción del barrio». ©

5 comentarios:

Anónimo dijo...

PRECIOSISIMO!!!
ale

JoLuis dijo...

el bandoneón con el cello....qué armonía!!!!!
Dino es argentino o italiano???
Salu2

JOP dijo...

"¡Siempre el pasado!"
¿Estaremos hechos de eso más que de otras substancias?

JOP dijo...

Recordé la letra de tango que me gusta especialmente:

He llegado hasta tu casa...
¡Yo no sé cómo he podido!
Si me han dicho que no estás,
que ya nunca volverás...
¡Si me han dicho que te has ido!
¡Cuánta nieve hay en mi alma!
¡Qué silencio hay en tu puerta!
Al llegar hasta el umbral,
un candado de dolor
me detuvo el corazón.

Nada, nada queda en tu casa natal...
Sólo telarañas que teje el yuyal.
El rosal tampoco existe
y es seguro que se ha muerto al irte tú...
¡Todo es una cruz!
Nada, nada más que tristeza y quietud.
Nadie que me diga si vives aún...
¿Dónde estás, para decirte
que hoy he vuelto arrepentido a buscar tu amor?

Ya me alejo de tu casa
y me voy ya ni sé donde...
Sin querer te digo adiós
y hasta el eco de tu voz
de la nada me responde.
En la cruz de tu candado
por tu pena yo he rezado
y ha rodado en tu portón
una lágrima hecha flor
de mi pobre corazón.

SUSURU dijo...

gracias JOP por recordarme la letra de este tango, por hacerla presente en este instante tan significativo para mí.
Un beso