martes, abril 15, 2008

Rituales. de: Susuru

Tardecita de sol. Caminata por el barrio de la infancia poblado de duendes y fantasmas que ríen, cantan y bailan con mi propia sombra.
Emilia moliendo granos de café colombianos se apresta a servir una copita de anís.
Los hombres fijan como punto de reunión la esquina de Muzzilli y Albariño para ir a la cancha.
Son los hinchas de Vélez que no se pierden ni un partido en el estadio Amalfitani.
Un recreo para las mujeres que tejen, bordan, toman unos mates en el patio trasero de la casa chorizo construída por mi abuelo italiano.
Me dedico a regar las plantas. Especialmente unas calas aterciopeladas, únicas. Nadie en el barrio logró hacer crecer esa especie.
Son las flores que cortaré más tarde y llevaré a la Virgen cuando el padre Fuertes de la misa para niños en la Parroquia de San Pío.
El encuentro en Gerónimo Cortés es una fiesta.
Canciones alegres, tarde de chocolate con churros. Alguna penitencia por mentirillas que admitiríamos en el confesionario antes de comulgar.
Rituales. Esos rituales que ya no se cumplen. Que quedaron en el recuerdo para dejar las huellas en mi propia historia.
La que hoy soy es la misma que ayer y mañana seguirá atravesando esas calles, verá la curtiembre cerrada, una plaza en el lugar del hospital Salaberry, el Cedrón abierto y siempre lleno de gente.
Todo y nada cambió.
Todos los que se fueron están vivos en los recuerdos. En esos rituales que marcaron una época.
Y las calas ya no existen para llevarlas a la Iglesia o al cementerio.
De duendes y de brujas está poblado el barrio.
¿Jugamos a las escondidas?
Catruuuuu....Peluuuu...Aliiiiiiiiiii...Jolooooooo!!!!!!!!!!
Piedra libre para todos mis compañeros!!!!!!!!

9 comentarios:

Andrea Carolina Sanchez dijo...

´que pena ser metida en este blog, pero me lo encontre por ahi y me hace pensar cosas de mi que no tenngo que podria tener que me gustaria tener ... uhm las culturas son tan diferentes, hay culturas mas suaves, otras mas duras y la mia no es como esos granos de cafe suave colombiano... no, no es.

SUSURU dijo...

te conozco por casualidad Andrea?
me gusta que vengas a visitarme y me dejes tus comentarios.
Es cierto que hay culturas más suaves, otras más duras...También hay personas que son como las culturas. Por algo te atrae este espacio. Probablemente te encuentres reflejada, complementada, incluída, o quizás sea todo lo contrario.
Sigamos compartiendo, aprendiendo y creciendo juntas.
Te saludo desde este neblinoso Buenos Aires, otoñal

Anónimo dijo...

Me gusta muchisimo Su, cuando relatas cosas que vienen de ti, gracias por compartirlas
un beso
Maria

Anónimo dijo...

Quéeeeeeeee HERMOSO tana ! Lo escribiste VOS ???
Con qué facilidad escribis !!! Que te parió ! Me encanta tu narrativa.........

Cómo guardas todos estos relatos o no se como los llamas ?

Anónimo dijo...

es mi barrio!!! qué lindo lo relataste!!!
patry

Anónimo dijo...

Me emocionan tus escritos porque tienen “ olor y consistencia a Buenos Aires”. Leerlos es imaginar el hecho y me enlazan con recuerdos propios, porque en el patio de la casa de mi abuela, también florecían orgullosas calas blancas y amarillas a las que pacientemente les robaba su polvito de colores , pasando mi dedo índice muy cuidadosamente.

No sé por que misterios de la evocación me llevaste tan atrás y me vino a la memoria un triste poeta que también le cantaba al barrio ,Evaristo Carriego…. Mirá dónde me llevó tu prosa….
Dora

Anónimo dijo...

ese detalle de pasar el dedo índice cuidadosamente a las calas para quitar el polvo es más que poético......
preguntas:
qué es catru, pelu ali, jolo?
qué significa piedra libre para los compañeros?
y los rituales que marcaron época......... ni hablar. a mí el simple olor de incienso de iglesia me lleva de inmediato a los días felices y extraños de mi primera infancia.......... y leer tu escrito, querida Su....... igualmente, me hace apreciarte y conocerte más.
in

Anónimo dijo...

inita, me has devuelto otro momento feliz. Si mamá y mis tías pudieran leerte, dirían que no era detalle poético digno de publicarse en un blog lo mío, sino una canallada de página policial, pues sacaba mi dedo de allí, cargadito de amarillo y lo pasaba en la primera pared blanca encontrada. Y si estaba recién pintada ¡ mejor! Debo decir que purgué condena por eso : privada de vereda, por una tarde.

Dora

Anónimo dijo...

su: ¡qué lindo cuento de nuestro barrio!!! todavía viven mis primas por allí y San Pío ya no está más en G. Cortés, es ahora un colegio grande con la capilla en el subsuelo. Volviste por ese lugar????
besitos

Sil