miércoles, abril 09, 2008

BRINDIS CON AMIGOS. Susuru

Después del temporal que azotó a nuestra ciudad, estar aquí, juntos y brindando porque un año finaliza y otro se aproxima, es un placer que sólo los privilegiados como nosotros nos atrevemos a sentir y disfrutar. Dadas las circunstancias me hubiera gustado escribir algo humorístico. Algo que nos provocara la risa, la risa sana; que nos uniera una sonora carcajada.Confieso que lo intenté. Confieso que no pude. Acudieron mágicamente a mi mente personajes que admiro ¿Será casualidad? Cerré los ojos y pude visualizarlos.
Ernesto Sábato llenaba la paleta de colores en su casa de Santos Lugares. Me acercó una silla y luego de sentarme pude oír su voz ronca, pausada, pero lo suficientemente clara. Sin dejar de mezclar el ocre con el rojo, el azul y el amarillo , el verde y el naranja, levantó su pincel y me dijo:
“El ser humano sabe hacer de los obstáculos nuevos caminos porque a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer”
Y como si nada, siguió pintando. Desperté. Recordé la clase de del martes 18. La música siempre presente, a veces alegre, a veces confusa acompañaba una nueva propuesta: “Un corso de contramano intentaba tomar al toro por las astas”. ¡Cuánta locura! ¡Cuánta cordura! Era el preanuncio del concierto de cacerolas y cucharas acompañando la entonación de: “Oíd mortales el grito sagrado!!!” Me relajé. Respiré hondo hasta llenar de aire mi panza. ¡Qué alivio!!! Entrecierro los ojos y puedo ver y oler la costa uruguaya.
Eduardo Galeano me invita a tomar un café. Le cuento que quiero provocar la risa, que lo quiero hacer para compartir con mis compañeros, ya, ahora, en este momento especial de fin de año. Sus ojos claros me miran. Su boca me dice:
“No nos da risa el amor cuando llega a lo más hondo de su viaje, a lo más alto de su vuelo: En lo más alto, nos arranca gemidos y quejidos, voces de dolor, aunque sea jubiloso dolor, lo que pensándolo bien nada tiene de raro, porque nacer es una alegría que duele.Pequeña muerte llaman en Francia a la culminación del abrazo, que rompiéndonos nos junta y perdiéndonos nos encuentra yacabándonos nos empieza. Pequeña muerte la llaman, pero grande, muy grande ha de ser, si matándonos nos nace.”
Octavio Paz toma mi mano suavemente y acercándose a mi oído me susurra:
“Los espejos repiten al mundo, pero tus ojos lo cambian: tus ojos son la crítica de los espejos: creo en tus ojos...”
Intento tomar contacto con la realidad y rescato sueños, ilusiones, proyectos y tantos y tantos momentos compartidos......¡Cuánto crecimos!!! ¡Cuánta gente valiosa hoy, está aquí!!! ¿Brindamos?
Susana Ruggiero, diciembre 2001 Buenos Aires, Argentina

4 comentarios:

JOP dijo...

Galeano y la poética de su prosa, tan especial y tan profundamente humana...
Sábato con su "optimismo trágico"...
Y el "otro" tan fundamental de Paz...
Beso.

Anónimo dijo...

Siiiiiiiiiiiiii yo brindo tana !!! PRECIOSO tu cuento. Perdón no se hacer una crítica razonable ! Sólo puedo decirte q me gustó mucho y nada más !!! Encima visualizaste a Ernesto, nada menos !!!........... a la vida le basta el espacio de una grieta para renacer......BELLO !!!

Un abrazo para todas............saludos !!!

Ale

Anónimo dijo...

PUES QUIERO DECIR QUE ES UN PRIVILEGIO QUE TUS MARAVILLOSAS LETRAS CIRCULEN POR TANTOS AÑOS...
QUÉ IMPORTA QUE NO TENGAN PERMISO SI PARA COMPARTIR COSAS DE CALIDAD ES PRODUCENTE NO OTORGAR EL PERMISO.....
YO TE FELICITO PORQUE ASEGURO QUE POCOS LOGRAN ESTO POR INTERNET.
TQM
in

Dora dijo...

Es realmente interesante. Una situación política que da cauce a una forma de sentir que se entremezcla con la literatura.
Y linda compañía : Sábato y Paz.
La próxima, quiero estar.