miércoles, julio 14, 2010

Uei paesano…..Relato de Susuru.

Pepita, la vecina de al lado vivía en una casa que tenía las paredes sin revocar, pero estaba construida de ladrillos y cemento aunque padecía al igual que muchos de la calle de tierra donde aparcaban los lecheros, sifoneros y la panificadora en sus carros tirados por caballos. ¡Qué buen fertilizante para las plantas resultaba la bosta de caballos!, Una fría tarde de otoño el viento levantó la polvareda mientras Doña Pepita tomaba mate con mamá en la cocina de madera con techo de chapa. La pava se calentaba en la hornalla de la cocina a kerosene, al mismo tiempo que en otra hornalla en una olla enorme se comenzaba a preparar el caldo para la sopa de esa noche. Los vapores que emanaban chorreaban en las paredes verde oscuro coloreadas con restos de pintura al aceite. La mesa rectangular cubierta con el mantel de hule a cuadros y yo tomaba la leche con cascarilla y comía pan con manteca espolvoreado con azúcar al regreso del colegio. Al lado del tazón de aluminio mi cuaderno de tareas forrado en papel araña azul. De fondo, se escuchaba la radio. Cantaba Nicola Paone, el ídolo de mi abuelos italianos. Se subía el volumen.

Ue paesano, ue uei paisano
Uei paesano come stà
L’Italia è piccolina, c'è gente in quantità
E questa è la rovina che non si può campar'.
El caldo se iba espesando con un poco de verduras, cuerito de chancho, patas de gallina, las cáscara del queso de rayar y alguna yapa de mortadela que me regaló el almacenero. El viento seguía soplando moviendo las desteñidas cortinas de cretona floreada impregnadas del olor de la comida. Iba terminando yo las cuentas de sumar y multiplicar que tenía de tarea. Me faltaba hacer la composición Tema: “Mi cepillo de dientes” y repasar un poco de lectura antes que llegara papá de trabajar.
DERECHOS RESERVADOS
autora: Susuru

19 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Tremendamente entrañables recuerdos de la infancia... Alguien diria que segun avanzamos en la vida, como si la infancia estuviera mas cerca cada vez...

Un abrazo, Susuru

El Gaucho Santillán dijo...

Que bonito momento, atesorado en la memoria!

Bien escrito.

Un abrazo.

JUAN dijo...

Bueno, parece ser que tus recuerdos infantiles te acompañan. Has descrito muy bien la casa, la cocina y sus guisos y la calle.Parece verlas realmente.Y esa niña haciendo los deberes...
Un placer leer tan tierno relato. Un beso

Anouna dijo...

Me imagino ese lugar y lo que puedo ver es un hermoso lugar acogedor, casi pude oler la sopa, olor fragante que llena todo el lugar con sus vapores. Íntimo, personal, recuerdos que quedaron en las paredes de la memoria intactos. Una belleza!!

Muchos abrazos miles de besos.

Anouna

dondelohabredejado dijo...

Ay, Susuru, qué hermoso texto, el modo en que describís todo y nos transportás a ese momento de tu vida. Si hasta se siente el aroma y el vapor!!
Gracias, muchas gracias por compartirlo!!
Yo escuchaba este tema cuando era chica, mis padres no eran italianos pero lo escuchaban..
Un abrazo grandote.

Felix Casanova dijo...

SUSURU...

Me he sentido como si estuviera allí, oliendo ese caldito, escuchando esa bella música... hogareño y hermoso...

Besos

cuchu dijo...

A pesar de lo lejano y diferente del lenguaje cuan parecido a mis recuerdos...preciosos SURURU.

Me llevo el regalo, estoy segura 1que su magia quedará impregnada en mi blog Trebol de cuatro hojas.

Mil besos y una sonrisa...o viceversa

Elba dijo...

Susuru , pan con manteca y azúcar...me encantaba...Nicola Paone , inolvidable...gracias por traerlos de una manera bella y llena de calor de hogar...besos

La Gata Coqueta dijo...

Paso a desearte un expendido fin de semana, con la emoción añadida al celebrar mi santo en el día de hoy.

La fiesta del Carmen la estoy viviendo con especial ilusión y no quería dejarla pasar sin compartirla contigo.

Un murmullo acariciando los sueños del color de las estrellas.

María del Carmen

Catalina Zentner dijo...

Una entrada encantadora... recuerdo que cuando llegaba Nicola Paone a la Argentina, era un verdadero delirio popular el que provocaba.

Abrazos,

Catalina Zentner dijo...

Una entrada encantadora... recuerdo que cuando llegaba Nicola Paone a la Argentina, era un verdadero delirio popular el que provocaba.

Abrazos,

Adriana Alba dijo...

Cuántos recuerdos... y Rita Pavone... te acordás?

Que rica son las papas...con un poco...poco,,,poco de tomaaateeee!!!

Muy bueno Susuru!

lidia dijo...

RORRY me habló de vos,paso a leer y es muy bueno lo que dices!
un abrazo
saludos
lidia-la escriba

La Gata Coqueta dijo...

Gracias por acercarle tan delicado detalle al corazón de la gata coqueta.
Ya expuesto en tu nombre.

Un abrazo de rosas a las dos de la madrugada.

María del Carmen

Leny dijo...

Su...me has regalado con tu historia uno de los mejores momentos de esta tarde...
Y no puedo menos que agradecértelo!

Te mando un super beso!

Rorry_la Charo dijo...

SUSURU
Hermoso, íntimo y coloquial. Te ví, en la cocina, inclinada sobre el cuaderno apretando fuerte el làpiz en las manos. ¿Te acordás de la lapicera a pluma, el tintero involcable y los limpiaplumas.
¡Cuantos lindos recuerdos trajiste a mi mente!
Un beso
Rorry

Abuela Ciber dijo...

Recuerdos de la infancia aun con aromas pesentes.

Cariños y buen fn de semana!!!!!!

Flor dijo...

Que sorpresa me diste cuando entré y puede ver tu bella entrada.
Me encantó tu relato. Estaba leyendo y pensando que me gustaría conocer esa musica y la tenias aqui!
Muy bien, un encanto! Muy tierno!

Que será leche con cascarilla??? sera cascara de limón?

Besos y mimos
Flor

Martha Weller dijo...

Hola,compañera,
he llegado a su blog de casualidad, y me gustó mucho esta entrada.
Me encanta como describís todo, tus palabras realmente nos transportan, a nosotros,tus lectores, a esos momentos.
Se parece a la última que yo escribí, pues esta también habla de mi pasado, de mi niñez.
Me gustaría que la leyera, que entrara a mi blog, y si encontrás un tiempo, que la comentaras.
Saludos,
Martha.