martes, agosto 11, 2009

Llegó un nuevo Cuento!!! Gracias!!!!

.............................................................................................................................................................................
La primera es Mar, 20 años, es estudiante y los fines de semana trabaja de camarera.
La Segunda es Belén, madrastra de Mar. Tiene 50 años, y tiene una tienda de objetos de regalo, en la plaza del pueblo.

Ambas han tenido una vida de conflictos y sufrimientos, se conocieron incluso antes de que el padre de Mar conociera a Belén.
El padre de Mar, Andrés, viudo. Vió como en el noveno cumpleaños de su única hija, su mujer, Violeta, después de ver como su hija apagaba contenta las velas, sufrió un fulminante paro cardiaco. Que marcó por partida doble cada uno de los siguientes 21 de mayo, los cumpleaños de Mar, a partir de entonces, siempre irían acompañados por la sombra de cumplir también año tras año, la ausencia de su madre.
La tristeza embriagó a Andrés, día a día. Abrazaba a su hija, mientras sus ojos escondían lágrimas que no dejaba brotar para no ser visto por Mar.
Mar, miraba en la distancia a su padre, una distancia más cercana de lo que cualquiera pudiera sospechar.
Se convirtieron en complices del dolor del otro, en silencio, sin palabras. Andrés noche tras noche se quedaba tras la puerta de su hija escuchándola respirar. Cinco años después de la muerte de Violeta, Andrés decidió ir a aquel pueblo dónde, aquel lejano verano, había conocido a Violeta.
El pueblo, apenas había cambiado, salvo alguna tienda que había cerrado, y otra que había dado su apertura, como era el caso de Belén. Mar al segundo día de estar en aquel pueblo, se dejo llevar por la inercia de no pensar, y se vió reflejada en el escaparate de aquella curiosa tienda, dónde los objetos de regalo, se mezclaban con curiosidades, antigüedades y demás.
Entró, y se perdió en los objetos que más le llamaban la atención. Belén la observaba desde el mostrador, la observaba sin mirarla, no necesitaba observar para ver, así que siguió escribiendo en su cuadernillo a la vez que sentía cada movimiento, cada sensación, cada suspiro que Mar deslizaba por su tienda. Mar compró un incienso con aroma a sueños, y Belén, se lo metió en una pequeña bolsa con preciosos dibujos.
Los días siguientes Mar iba a la tienda de Belén, se perdía entre los objetos, los pequeños detalles que había en la tienda, siempre compraba algo, y Belén día a día tras su mostrador, tejía letras con su pluma en una libreta.
El septimo día Mar se dío cuenta que Belén le había dejado una nota en aquella preciosa bolsa, que compra tras compra la vendedora le daba a Mar. El mensaje era bello, claro, con aroma a limón, y dibujo una sonrisa y una lágrima en la cara de Mar. Mar, había doblado y guardado con sumo cuidado cada una de las bolsitas que Belén le había ido dando. Así que de un impulso, abrío el cajón dónde las guardaba y busco entre ellas. Belén, había estado dejándole mensajes, bellos y profundos mensajes en cada una de las preciosas bolsas. Los olió y cada uno de ellos tenía un aroma diferente. Sándalo, fresa, limón, hierbabuena....
Mar fue a la tienda y por primera vez en tantos días se atrevió a preguntar a Belén que estaba escribiendo.
Hablaron durante dos horas, de anhelos añejos, de sueños y añoranzas. Belén era una mujer sabía, que sentía el alma de las personas. Uno de esos días Mar quiso llevar a su padre, Andres, a aquella tienda, el padre accedió a la petición de su hija.
No hizo falta mucho para que Belén y Andres se enamoran, Belén vió el alma de Andres más allá de sus ojos tristes, y Andres escuchó el latir del corazón de Belén, una mujer que por circunstancias de la vida, siempre había estado sóla.
Ahora, seis años después de aquel verano, son una familia aparentemente como cualquier otra. Belén sigue en su tienda, acompañando con sus mensajes dentro de sus preciosas bolsas, a las almas perdidas y bellas que entran en su tienda.
Andrés pidió el traslado a aquel pueblo, que le devolvió la vida. Y Mar, es una preciosa jovencita de 20 años que estudia arte y trabaja los fines de semana sirviendo desayunos en una cafetería, donde también deja preciosos mensajes de dulzura a aquellas miradas perdidas que se sientan los sábados y domingos a desayunar en aquella cafetería.
Esta es mi historia, ya sé que he metido a un personaje más, pero bueno....No la he pensado, me ha salido así. Un beso a todos, y sed felices.
gracias alas de vida!!!
Y ya eres acreedora al premio del LIBRO DE ORO. Felicitaciones!!! susuru

11 comentarios:

luna45 dijo...

HOLA AMIGA SU

COMO ESTAS CIELO AQUI DANDOTE LA VUELTECITA ESPERANDO RETOMAR YA MI LUGAR EN MI CASA

TE MANDO MUCHOS BESOS Y ESPERO QUE ESTES BIEN

TU RELATO COMO TODO LO QUE HACES TU BELLISIMO AMIGA

fabia dijo...

Hola Susuru, qué hermoso cuento, la vida es mucho mas dulce cuando las personas se miran directo al corazón.
Gracias por tu ofrecimiento para contarte mis pesares, te enviare un correo, tal vez tengas razón y dependa del cristal con que se mire. Es muy estimulante que te intereses por mi apenas acabamos de conocernos.
Gracias de nuevo Susuru.
Un beso grande.
Fabia.

.Gs. dijo...

Hola Alas, hola Su

Ya me gustó el proyecto cuando lo planteaste, pero quedo fascinado viendo como aún llega gente a traer sus relatos. ¿No faltará el de tácito que siempre llega rezagado? Jaja

El relato me gustó mucho, es otro tipo de madrastra la que se trata y no la "madrastra tipo", esto da un punto de originalidad. Y al concluir el relato y ver que hasta la hijastra llena con mensajes las almas de sus clientes... Me causó gran emoción el ver cómo pudo tener tal poder de persuasión o de influencia una persona que no era su madre.

Precioso.

Besos a las 2

María Ayala dijo...

Amiga querida:

Un día el azar, la vida, no sé, me llevó (como a Mar) a un lindo rinconcito en donde a través de palabras también comencé a recibir lindos mensajes que me fueron acercando a una mujer maravillosa, que lleva en su corazón aromas tan bellos que cuando abro mi "casita" se pueden percir... ¡Gracias AMIGA MÍA, cada vez que entro a tu rinconcito puedo ver más del fondo de tu alma y de ella irradia además de sus aromas, una esplendorosa Luz... te quiero SU.

Buen relato; y a la persona que lo escribió, le digo lo siguiente:
"Las historias se forjan entre varios personajes aunque cada uno guarda la suya; además ésta, llegó en su justo momento, gracias y felicidades"

María

Cecilia dijo...

Hermoso relato! estuve unos días de viaje, por Entre Ríos, ya de vuelta vengo a saludarte, besos Su.

Rubén Darío dijo...

Este cuento huele a mandarinas y a imaginacion, es placido, me trae a la memoria a alguien que escribe asi, que describe aromas y retrata sensaciones.
Un beso mi linda dama.
Darío.

Rina dijo...

gustó tambien el cuento....
o...... la realidad?
felicidades!!
rina.

Lidia M. Domes dijo...

Me encantó!!!

La Vida puede compensar, a veces, un gran dolor...

Abrazos,

Lidia

Rorry_la Charo dijo...

Que bello cuento. Se tiene la sensación de leer un cuento de hadas. Tambien encuentro un mensaje en él.¡Cuantas veces dejamos pasar inadvertidamente los mensajes que nos dan otras personas! Y así perdemos a quienes pueden ser importantes en nuestras vidas. En este caso fueron mensajes, a veces son miradas, palabras o geston que no advertimos.
Hermoso...

victoria dijo...

Gracias por compartir esta hermosa historia,tienes que tener mucha sensibilidad y un grn corazón para hacer llegar lo que leo.besos y gracias---

alas de vida dijo...

Queridos todos y todas, ese relato fue inspirado gracias al proyecto de Susu, su sensibilidad, su carisma y sus mensajes me llevaros ha escribirle lo que surgiera, si no hubiese sido por ella, estas palabras no hubieran salido de mi, pues el proyecto es suyo y le doy las gracias por hacerlo, por publicar cada uno de las historias que ha recibido, y a vosotros por leerlos, ya que en eso yo he fallado un poco, lo admito, ya que estoy un poco desconectada de internet.
La vida tambien tiene eso, mensajes positivos que nos llegan desde algún lugar, sin esperarlos que nos alegran, que nos dan claves para resolver nuestra vida, amigos, sed felices, mirar siempre más allá de lo que se ve, por que seguro que hay muchos mensajes positivos escritos para todos vosotros dónde menos lo espereis.
Abrazos de luz para todos