martes, agosto 04, 2009

mientras buscás algo para leer te invito a deleitarte con esta coreografía de Los Unos y Los otros.

12 comentarios:

~~ ♥ Luci ♥ ~~ dijo...

De verdad me he deleitado, Susuru!
Gracias, solcito!
Besos.

Pluma de fuego dijo...

Vaya ^^ que bueno

.Gs. dijo...

Hola SUsu!

Delicado baile, estuvo bien.

En cuanto a escribir una historia que trate de cuando los encuentros virtuales se convierten en reales, quizás sea mejor que la escribsd vos, no? que fuiste la que realmente lo viviste. Yo lo escribiré pasado el verano del año que viene, que será cuando pueda decir que me encontré con algunos amigos virtuales. Estaría bueno.

Lo del dedo, solo tengo vendado el meñique, pero con una escayola metálica que me molesta un montón para escribir, casi que le tengo que dictar a mi hermano jeje.

Bueno, un beso amiga!

JoLuis dijo...

qué dominio del cuerpo
me quedo deleitándome

fabia dijo...

¡Que maravilla! no pude apartar los ojos de la pantalla, tanto por los bailarines (extraordinarios) como por la música, hacia mucho tiempo que no escuchaba a Ravel.
Un regalo precioso, gracias Susuru.
Un abrazo.
Fabia.

maria Angeles dijo...

Su, gracias por este video es fabuloso, y además me encanta el Bolero de Ravel
Y el cuento es precioso
Hace dias que no paso por tu casa y por la de los compañeros, sabes que???
Ahora se me ha metido entre ceja y ceja tejer una chaqueta y en eso estoy, quiero terminarla antes de que acabe el verano, y no tengo tiempo pa naaaaaaaaaaaaaaa
jajajaja
besos

ROBERTO dijo...

esto está excelente, pero pregunto:
es una pausa?
No pensás escribir más?
Te sentís bien?

besossssssssss

te llamo

Rina dijo...

que se componga ese meñique,
y que termine de tejer......
alegra leer que alguien se ocupa de ti (te llamó?)
y... que sigamos disfrutando juntos....
me atrapó de nuevo el bolero....
gracias SUSU.
rina

Flor dijo...

Su, me habia olvidado de decirte que ya vi este enorme bailarín de tu tierra, bellisimo hombre, que cuerpo tenía y como sabia movimentarlo. Sus brazos parecian pájaros. Le estuve mirando en Youtube en otros trabajos y de verdad era genial. Que pena que se murió de aids.
Hay que tener mucho cuidado antes eso ocurria solo con los gays pero ahora lo pode pasar a cualquier uno o una.
Viste la pelicula que se ganó (creo) el oscar este año MILK, con Sean Penn. Fantástico! Bueno Sean Penn és siempre fantástico, lo viste en I am Sam?(hacia de papá y sofria de problemas mentales?)

Besitos
Flor

SEISITO dijo...

Hola esta musita me trajo a la memoria una pelicula donde trabajaba Cantinflas,es muy buena creo que se llamaba el bolero de Rapel.
CARIÑOS

SUSURU dijo...

Claudio Naranjo explica así esta obra:



Tras una breve introducción rítmica
de cuatro compases, en la que se escucha suavemente un
mismo acorde reiterado (de tónica), comienza la melodía y continúa
ésta pasando de instrumento a instrumento en volumen
siempre creciente, repitiéndose una y otra vez una misma composición
musical. Se puede discernir en ésta cuatro bloques
diferentes, cuya extensión varía entre 8 y 15 compases. Teminala obra con un bloque adicional -variación de los anterioresque
se puede caracterizar como una coda.
LA qué experiencia musical sirve de vehículo esta forma? En sentido muy general podemos decir que la creciente intensidad
del volumen, a través de la reiterada repetición de la melodía,
evoca una equivalente intensificación de la experiencia hasta
que ésta culmina en algo así como un estallido. ¿Pero intensificación
de qué?

He tenido noticia de que Ravel tuvo contacto con un grupo Sufi en Túnez, y que su bolero fue
compuesto como un dhikr -esto es, como un medio de evocación de lo divino-. Así como un
dhikr verbal es una fórmula que se repite una y otra vez con la intención de recordar a Dios más
y más profundamente, también podemos utilizar el bolero para profundizar e intensificar una
concentración en lo divino, y para quien lo intente no cabrá duda de que el estallido musical final
expresa un éxtasis.

He tenido noticia de que Ravel tuvo contacto con un grupo Sufi en Túnez, y que su bolero fue
compuesto como un dhikr -esto es, como un medio de evocación de lo divino-. Así como un
dhikr verbal es una fórmula que se repite una y otra vez con la intención de recordar a Dios más
y más profundamente, también podemos utilizar el bolero para profundizar e intensificar una
concentración en lo divino, y para quien lo intente no cabrá duda de que el estallido musical final
expresa un éxtasis.
Pero veamos si esta información acerca de un contenido espiritual del bolero corresponde a lo
sugerido por el análisis de la música misma.
Un aspecto ya señalado de la composición sugiere que vamos bien encaminados: el que la
tónica (es decir, la nota fundamental de la escala -que en este caso es el Do-) acompaña la melodía
en el bajo a través la pieza entera. Este recurso musical (llamado "pedal") es empleado por
compositores clásicos y modernos durante ciertos compases en ciertas obras, pero no recuerdo
otra obra de peso en que el pedal de tónica se extienda desde el primer compás al último. En esto
se parece el bolero, sin embargo, a la música hindú y a la música árabe, en las que la melodía
del solista es acompañada de un bajo omnipresente en la tónica no sólo por razones estéticas,
sino en alusión consciente al fondo divino tras la aventura humana.
Si ahora consideramos "lo que nos dice" la melodía, nos llama la atención -ante todo- su coherencia
con la centralidad de la tónica en el bolero en su conjunto: lo primero que escuchamos no
es otra cosa que un Do prolongado, con lo que Ravel parece estar diciéndonos: "éste es mi tema"
o "éste es el asunto de mi bolero", y el giro melódico que sigue (constituido por diez notas) no
es otra cosa que una especie de arabesco en torno a la tónica; nuevamente podríamos decir que
la melodía continúa teniendo al Do como tema y de él nos habla.
¿Pero qué es "hablar de la tónica"? Aunque haya quienes piensen que la música sólo se refiere
a la música, negando que lo que llamamos experiencia musical implique referencias extra
musicales, afirmaré aquí que ya las notas aisladas evocan en nosotros algo que va más allá de la
experiencia acústica, y que la tónica -base de todo lo que la música hace o dice- es algo como
un "hogar" musical. Como fondo implícito pero omnipresente en toda música tonal y fin esperado
de su discurso, evoca en nosotros la base, el alfa y omega de todo, llamémoslo como queramos:
lo absoluto, fondo de la conciencia, Dios.
Digamos, entonces, que el bolero comienza hablando de Dios. Pero más exacto será decir cantando
de Dios, o cantando a Dios: celebrándolo...........

SUSURU dijo...

seisito: estuve buscando lo que mencionás y encontré que la película de Cantinflas se llamó
EL BOLERO DE RAQUEL y es del año 1956.

Gracias por el dato.

besotes