martes, marzo 03, 2009

Paseando por el Zoo.

Al salir de la Fundación se me ocurrió recorrer el zoológico. Compré una bolsa de pochoclo y una gasesosa como acompañantes de la caminata. Flanqueada por flamencos. chapuceando en el lago, y a la sombra de las altas. palmeras fui recorriendo este espacio de Palermo.
Mi primera pausa larga la hice observando al oso polar que debido a su gran tamaño y tupido blanco pelaje me hizo pensar en cálidos y suaves abrazos. Leí la ficha que lo describía y me enteré que no tiene enemigos naturales ya que el resto de la fauna no se atreve a atacar a este majestuoso ejemplar. Mi costumbre casi obsesiva de compararlos con el género humano me esbozó en el aire el cuerpo de los ejecutivos. Esas personas que ostentando el poder no doblan la espalda, que desconocen el agotamiento muscular e intentan transformarse en héroes multiplicando la fuerza normal.
Un gatito se subió a mis zapatillas mientras sacaba la foto y un ave real se pavoneaba abriendo el abanico de su cola en los senderos. Una fiesta de color de sonidos y perfumes. Casi casi terminando el recorrido me detengo largamente para observar a un erizo. Masticando pochoclo y tratando de buscar un buen ángulo para la foto, se me acerca Renato, el joven y simpático guía del Zoo dispuesto a darme toda explicación acerca de este bichín desagradable por sus púas pinchudas y afiladas y trepando por el inmenso jaulón. Así me enteré que tiene hábitos nocturnos y solitarios. Oh!!!!- exclamé. Solitario como los osos…y me quedé pensando en que los ejecutivos también son solitarios. O no? Me estoy confundiendo?. No sé, es que el guía me acotaba que eran gruñones y dañinos y ahí fue cuando todo se me chispoteó. Agradecí amablemente la explicación. Me dio un beso. Seguí caminando con la mente ocupada por la biodiversidad. Me dispuse a esperar el colectivo mientras un elefante se balanceaba, el orangután comía una banana y un león le cantaba una carta a su hermano.
Perdona, hermano mio, si te digo
que ganas de escribirte no he tenido.
No se si es el encierro, no se si es la comida
o el tiempo que ya llevo en esta vida.
*********************
A ti te ira mejor, espero
viajando por el mundo entero
aunque el domador, segun me cuentas
te obligue a trabajar mas de la cuenta.
Tu tienes que entender, hermano
que el amo tiene de villano:
al no poder mandar a quien quisiera
descarga su poder sobre las fieras.
Muchos humanos
son importantes
silla mediante
látigo en mano.
... .................. Carta de un león a otro.J. C. Baglietto. Relato: Susuru

26 comentarios:

Melibea dijo...

¿Guardaste pochoclo para mí? Espero que sí. A mí me gustan sobre todo salados, pero acepto los dulces, porque con gaseosa son agradables.

Recuerdo una visita que hice al Zoo de Madrid en especial. Un orangután, solitario, nos miraba a los humanos como si fuéramos de su especie. ¡Qué ojos penetrantes! En esa cara contemplé demasiada soledad y cautiverio. Desde aquel día no soporto los zoológicos, a pesar de que, gracias a ellos, se conservan muchas especies.

Un beso, princesa de los paseos acuáticos. No te pinches con esas púas afiladas.

luna45 dijo...

Si susuru yo estoy esperando que haga calor para ir por que me gusta mucho despues te publicare unas fotos de los animalitos de aca en monterrey.

Te dejo un enorme abrazo y un beso

Nataly dijo...

Que hermoso Paseo querida Susu has dado, nos has trasladado a todos a el Zoo de Buenos Aires, que por cierto es muy lindo....mmm que ganas de comer pochoclos con una rica gaseosa bien fresquita....!

Hizo calor? porque el dia que fui hacer la visa, a la embajada americana, que queda al frente del Zoo, recuerdo que hizo muchisimo calor y para colmo la cola era super larga.
Bueno te manod millones de besos amiga Bella!!!!

ROBERTO dijo...

qué te pasa con los ejecutivos?
ahora voy a tener que pensar en esto q pusiste..
la verdad que me parece q si, q te agarró la chiripioca o te corrió chespirito.
Estaba lindo el zoo?
el cuento me gusta, pero hiciste mejores.

beso del acuariano incorregible

SUSURU dijo...

Cada situación, propiamente recibida, se convierte en una oportunidad para crecer.
Helen Schucman

SUSURU dijo...

Melibea: tengo pochoclo para vos. Sabés? nunca comí pochoclo salado.
será algo nuevo a probar.
besote

SUSURU dijo...

hola Luna: me encantará ver fotos del zoo de Monterrey. Esperaré a que me avises cuando vas.
beso

SUSURU dijo...

Nataly: acá hay mucha humedad. Ayer caluroso y terminó con lluvia que persiste hoy.
El cielo está totalmente negro como si fuera de noche.
besotes

SUSURU dijo...

ROBERTO: es lo que salió.
besote

MAMI dijo...

Un beso para recordarte que retomaremos nuestra comunicación y amistad, aunque para mi nunca se ha acabado.

Mi niña, no te olvido.

Aqui también está lloviendo, me gusta la lluvia, es vida, aunque un poco triste.
beeeeesssssssoooooooooo

isis de la noche dijo...

Qué lindo paseo amiga!!!!!

me ha encantado...

besos!!!!

y te invito a leer mi nuevo relato erótico en el Reino de las Letras Sensuales.. a ver si te animas a incursionar en el género.. ;)

abrazos..

Antiqva dijo...

Amiga, hace siglos que no vamos al Zoo de Cordoba... Claro, las niñas crecieron, y parece que a esos sitios hay que ir con niños...

Habra que retomar ese asunto.

Un abrazo, Sususu

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
JoLuis dijo...

ESTA MAÑANA HE ESTADO EN EL ZOOLÓGICO CON MI HIJA

Esta mañana he estado en el Zoológico con mi hija,
la he llevado de la mano por los senderos de tímidas
y presumidas palomas,
hemos bajado hasta el lago donde las focas jugaban,
y luego hemos recorrido las jaulas una por una.
A veces subí en brazos a mi hija porque había
mucha gente y le tapaban la vista.

Yo hubiera querido que la mía hubiese estado cerrada:
Cuánto pavoroso contacto con mis orígenes.
Esta mañana he estado en una galería de espejos
y he visto reflejado en todas sus facetas al hombre.
En la hediondez del chacal,
en la lujuria del chimpancé,
en el orgullo del león,
en la melancolía del camello,
en la vanidad del pavo real,
en la avaricia de la urraca,
en la infelicidad del rinoceronte,
en la torpeza del hipopótamo,
en la soledad del halcón,
en el abandono del elefante…

Esta mañana – era una hermosa mañana de primavera –
he estado en el Zoológico con mi hija.
Ella reía, gozaba, a veces tenía miedo.
Me hacía muchas preguntas.
Yo le iba contestando como podía,
mientras horrorizado por tanta súplica de nuestro origen,
pensaba en la tierna descendencia que me oprimía la mano.

¿Cómo sostener, vida a vida, la mirada misma de la inocencia?
Sólo me atreví a contemplar un instante los ojos clarísimos de mi hija.
Luego, levanté la vista a los árboles, la alargué hasta el cielo,
lenta, fija, casi llorosa,
buscando allá en lo puro y lo alto la redención de la vida.

me gustó este poema y te lo dejo.

Salu2

SUSURU dijo...

MAMI: bienvenida por este reencuentro.
besazo

SUSURU dijo...

ISIS: querida amiga. ya iré a leerte y quizás quizás me atreva a escribir, por qué no?

pero mira que bello este poema de Neruda, lo conoces?




"Algunas Bestias"

de Pablo Neruda



Era el crepúsculo de la iguana.
Desde la arcoirisada crestería
su lengua como un dardo
se hundía en la verdura,
el hormiguero monacal pisaba
con melodioso pie la selva,
el guanaco fino como el oxígeno
en las anchas alturas pardas
iba calzando botas de oro,
mientras la llama abría cándidos
ojos en la delicadeza
del mundo lleno de rocío.
Los monos trenzaban un hilo
interminablemente erótico
en las riberas de la aurora,
derribando muros de polen
y espantando el vuelo violeta
de las mariposas de Muzo.
Era la noche de los caimanes,
la noche pura y pululante
de hocicos saliendo del légamo,
y de las ciénagas soñolientas
un ruido opaco de armaduras
volvía al origen terrestre.
El jaguar tocaba las hojas
con su ausencia fosforescente,
el puma corre en el ramaje
como el fuego devorador
mientras arden en él los ojos
alcohólicos de la selva.
Los tejones rascan los pies
del río, husmean el nido
cuya delicia palpitante
atacarán con dientes rojos.
Y en el fondo del agua magna,
como el círculo de la tierra,
está la gigante anaconda
cubierta de barros rituales,
devoradora y religiosa.

.Gs. dijo...

Hola Su!

Me gustó mucho la narración del paseo por el zoo, pues amo los paseos sean por donde sean.
No se si sabés que soy un gran amante de los animales y alguna vez pensé en dedicarme a su estudio, con esto quiero decir que estoy totalmente de acuerdo con la canción. Me llegó muy al fondo este conjunto de versos.

Y entre versos (algo amargos) y osos (sin enemigos) te regalo...

BESOS!

Abrazos desde el afecto.

.Gs.

SUSURU dijo...

Antiqva: amigo querido.

Pasear por un zoológico no necesariamente es un paseo para ir con niños. De adultos vamos con otras miradas y se disfruta también.

abrazos

SUSURU dijo...

Joluis: qué bello poema. Una pena no conocer el autor. Intentaré buscarlo.
Abrazos

SUSURU dijo...

.Gs: amigo querido y fiel seguidor.
Ya pasé por tu espacio y te dejé mis comentarios al respecto.
Me alegra que hayas captado la esencia de este cuento y que desde España te familiarices con nuestra temática y canciones argentinas.

besazo

SUSURU dijo...

Amig@s todos los que me han visitado: gracias por vuestros comentarios.
Siento que además el aporte de poemas va enriqueciendo nuestros conocimientos y fomentamos la cultura a pesar de los momentos de crisis que se viven mundialmente.

Este espacio mío es un espacio que no ignora los sucesos cotidianos, pero estoy abocada a presentar aquello a lo que me dedico y buscar el modo de resignificar el dolor convirtiéndolo en una obra de arte, aunque sea arte efímero.

Abrazos y besos a todos por vuestras consideraciones.

SUFRIDA dijo...

me gustó el cuento.
al principio lo senti muy ligth, pero al compenetrarme con la canción, la letra, y la música. lo fui releyendo.
Una vez más encuentro en tus historias a los opuestos. o complementarios. como quieras llamarle.
Aquí están una vez más Los Unos y los Otros. El Oso enorme, el pequeño erizo y los que ejecutan y sus espaldas con la definición que se acerca a lo que dice Lowen sobre el Lenguaje del Cuerpo.

Seguirá siendo todo un placer transitar este espacio q siempre invita a una nueva reflexión.

un beso

Lidia M. Domes dijo...

Miradas interesantes desde otras perspectivas...

A veces, nuestras miradas quedan estrechas, encerradas en las corridas cotidianas...

Abrazos,

Lidia

SUSURU dijo...

SUFRIDA: hiciste un análisis diferente y profundo del cuento.
Valoro esta apertura.
besazo

SUSURU dijo...

Lidia: de eso se trata, de tener diferentes miradas frente a un mismo acontecer.
gracias por lo expresado.
besotes que tengas un buen día.

SUSURU dijo...

Carta de un león a otro
(Chico Novarro)

Perdón hermano mío si te digo
que ganas de escribirte no he tenido,
no sé si es el encierro,
no sé si es la comida
o el tiempo que ya llevo en esta vida.
Lo cierto es que el zoológico deprime
y el mal no se redime sin cariño,
si no es por esos niños
que acercan su alegría
sería más amargo todavía.
A ti te irá mejor, espero,
viajando por el mundo entero,
aunque el domador, según me cuentas,
te obligue a trabajar más de la cuenta.
Tu tienes que entender, hermano,
que el alma tiene de villano,
al no poder matar a quien quisiera
descarga su poder sobre las fieras.
Muchos humanos son importantes,
silla mediante, látigo en mano.
Pero volviendo a mí, nada ha cambiado,
aquí, desde que fuimos separados,
hay algo, sin embargo,
que noto entre la gente,
parece que miraran diferente.
Sus ojos han perdido algún destello,
como si fueran ellos los cautivos,
yo sé lo que te digo,
apuesta lo que quieras
que afuera tienen miles de problemas.
Caímos en la selva, hermano,
y mira en qué piadosas manos,
su aire está viciado de humo y muerte
y quién anticipar puede su suerte
Volver a la naturaleza
sería su mayor riqueza,
allí podrán amarse libremente
y no hay ningún zoológico de gente.
Cuídate, hermano, yo no sé cuándo,
pero ese día viene llegando