jueves, mayo 29, 2008

Valdrá la pena?...Susuru

Y morirme contigo si te matas. Y matarme contigo si te mueres. Porque el amor cuando no muere, mata. Porque amores que matan nunca mueren... (fragmento de "Contigo" de J. Sabina).

Tomé este fragmento y me puse a pensar: ¿no será muy exagerado? y por sentirlo exagerado, expandido, agrandado y también de algún modo hasta desesperado, me empecé a cuestionar la afirmación que en sus letras hace Sabina. Valdrá la pena?

Imagen: PENSADOR de Rodin

4 comentarios:

JoLuis dijo...

Yo no quiero un amor civilizado,
con recibos y escena del sofá;
yo no quiero que viajes al pasado
y vuelvas del mercado
con ganas de llorar.

Yo no quiero vecínas con pucheros;
yo no quiero sembrar ni compartir;
yo no quiero catorce de febrero
ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas;
yo no quiero que elijas mi champú;
yo no quiero mudarme de planeta,
cortarme la coleta,
brindar a tu salud.

Yo no quiero domingos por la tarde;
yo no quiero columpio en el jardin;
lo que yo quiero, corazón cobarde,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana,
no me pidas llegar a fin de mes;
yo no quiero comerme una manzana
dos veces por semana
sin ganas de comer.

Yo no quiero calor de invernadero;
yo no quiero besar tu cicatriz;
yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin tí.

No me esperes a las doce en el juzgado;
no me digas “volvamos a empezar”;
yo no quiero ni libre ni ocupado,
ni carne ni pecado,
ni orgullo ni piedad.

Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
yo no quiero contigo ni sin ti;
lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.

y así es el tema completo. CONTIGO

JoLuis dijo...

Yo no quiero un amor civilizado,
con recibos y escena del sofá;
yo no quiero que viajes al pasado
y vuelvas del mercado
con ganas de llorar.

Yo no quiero vecínas con pucheros;
yo no quiero sembrar ni compartir;
yo no quiero catorce de febrero
ni cumpleaños feliz.

Yo no quiero cargar con tus maletas;
yo no quiero que elijas mi champú;
yo no quiero mudarme de planeta,
cortarme la coleta,
brindar a tu salud.

Yo no quiero domingos por la tarde;
yo no quiero columpio en el jardin;
lo que yo quiero, corazón cobarde,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.

Yo no quiero juntar para mañana,
no me pidas llegar a fin de mes;
yo no quiero comerme una manzana
dos veces por semana
sin ganas de comer.

Yo no quiero calor de invernadero;
yo no quiero besar tu cicatriz;
yo no quiero París con aguacero
ni Venecia sin tí.

No me esperes a las doce en el juzgado;
no me digas “volvamos a empezar”;
yo no quiero ni libre ni ocupado,
ni carne ni pecado,
ni orgullo ni piedad.

Yo no quiero saber por qué lo hiciste;
yo no quiero contigo ni sin ti;
lo que yo quiero, muchacha de ojos tristes,
es que mueras por mí.

Y morirme contigo si te matas
y matarme contigo si te mueres
porque el amor cuando no muere mata
porque amores que matan nunca mueren.

y así es el tema completo. CONTIGO

JOP dijo...

Uy querida amiga... Que tema este. El estracto que hiciste de la canción es un puntapié a toda una larga e interminable discusión filosófica.
Por mi parte y a esta altura de mi vida -porque creo que las perspectivas cambian con la experiencia- pienso que que el amor pasión, ese que quizas muchos de nosotros jamás experimentemos en nuestras vidas, mata y salva al mismo tiempo. Es como si tuvieramos solo aproximaciones de él.
No por nada Cortázar respondió una vez ante la pregunta: qué es el amor: "El amor es la salvación".
Tal vez, la mayoría de nosotros estemos verdaderamente perdidos en ese sentido.
Igual, es para seguir meditando y compartiendo puntos de vista. Quizás en el intercambio podamos construir respuestas propias. Las únicas que sirven a veces.

Anónimo dijo...

Visto, Su, que todos te escriben la letra de la canción, yo quiero coincidir con vos: los mensajes de Sabina son siempre desesperados y desproporcionados ...por eso me gustan...

Pero yo me quedo con aquel:
"En mi casa no hay nada prohibido
pero no vayas a enamorarte,
con el alba tendrás que marcharte para no volver
olvidando que me has conocido,
que una vez estuviste en mi cama.
hay caprichos de amor que una dama no debe tener"

Besos

Andy