jueves, septiembre 30, 2010

LA LEYENDA DE LA PIEDRA MOVEDIZA DE TANDIL

Foto anterior a 1912 con piedra original
Era el principio de los tiempos. El Sol y la Luna eran marido y mujer: dos dioses gigantes, tan buenos y generosos como enormes eran. El Sol era el dueño de todo el calor y la fuerza del mundo; tanto era su poder que de sólo extender los brazos la tierra se inundaba de luz y de sus dedos prodigiosos brotaba el calor a raudales. Era el dueño absoluto de la vida y de la muerte. Ella, la Luna, era blanca y hermosa. Dueña de la sabiduría y el silencio; de la paz y la dulzura. Ante su presencia todo se aquietaba. Andando por la tierra crearon la llanura: una inmensa extensión que cubrieron de pastos y de flores para hacerla más bella. Y la llanura era una lisa alfombra verde por donde los dioses paseaban con blandos pasos. Luego crearon las lagunas donde el Sol y la Luna se bañaban después de sus largos paseos.

Pero los dioses se cansaron de estar solos: y poblaron de peces las aguas y de otros animales la tierra.¡Qué felices se sentían de verlos saltar y correr por sus dominios! Satisfechos de su obra decidieron regresar al cielo. Entonces fue cuando pensaron que alguien debía cuidar esos preciosos campos: y crearon a sus hijos, los hombres. Ahora ya podían regresar. Muy tristes se pusieron los hombres cuando supieron que sus amados padres los dejarían. Entonces el Sol les dijo: -Nada debéis temer; ésta es vuestra tierra. Yo enviaré mi luz hasta vosotros, todos los días. Y también mi calor para que la vida no acabe. Y dijo la Luna: -Nada debéis temer; yo iluminaré levemente las sombras de la noche y velaré vuestro descanso.
Así pasó el tiempo. Los días y las noches. Era el tiempo feliz. Los indios se sentían protegidos por sus dioses y les bastaba mirar al cielo para saber que ellos estaban siempre allí enviándoles sus maravillosos dones. Adoraban al Sol y la Luna y les ofrecían sus cantos y sus danzas. Un día vieron que el Sol empezaba a palidecer, cada vez más y más y más... ¿qué pasaba?, ¿qué cosa tan extraña hacía que su sonriente rostro dejara de reír? Algo terrible, pero que no podían explicarse, estaba sucediendo. Pronto se dieron cuenta que un gigantesco puma alado acosaba por la inmensidad de los cielos al bondadoso Sol.
Y el Dios se debatía entre los zarpazos del terrible animal que quería destruirlo. Los indios no lo pensaron más y se prepararon para defenderlo. Los más valientes y hábiles guerreros se reunieron y empezaron a arrojar sus flechas al intruso que se atrevía a molestar al Sol. Una, dos, miles y miles de flechas fueron arrojadas, pero no lograban destruir al puma, que, por el contrario, cada vez se ponía más furioso. Por fin uno dio en el blanco y el animal cayó atravesado por la flecha que entraba por el vientre y salía por el lomo. Sí, cayó, pero no muerto. Y allí estaba, extendido y rugiendo; estremeciendo la tierra con sus rugidos. Tan enorme era que nadie se atrevía a acercarse y lo miraban, asustados, desde lejos. En tanto el Sol se fue ocultando poco a poco; había recobrado su aspecto risueño. Los indios le miraban complacidos y él les acariciaba los rostros con la punta de sus tibios dedos. El cielo se tiñó de rojo... se fue poniendo violeta.., violeta. ... y poco a poco llegaron las sombras. Entonces salió la Luna. Vio al puma allá abajo, tendido y rugiendo. Compadecida quiso acabar con su agonía.
Y empezó a arrojarle piedras para ultimarlo. Tantas y tan enormes que se fueron amontonando sobre el cuerpo hasta cubrirlo totalmente. Tantas y tan enormes que formaron sobre la llanura una sierra: la Sierra de Tandil. La última piedra que arrojó cayó sobre la punta de la flecha que todavía asomaba y allí se quedó clavada.
Allí quedó enterrado, también, para siempre, el espíritu del mal, que según los indios no podía salir. Pero cuando el Sol paseaba por los cielos, se estremecía de rabia siempre con el deseo de atacarlo otra vez. Y al moverse hacía oscilar la piedra suspendida en la punta de la sierra. Leyendas argentinas, de Neli Garrido de Rodríguez, editorial Plus Ultra.
Réplica de la piedra original en 2007
La Piedra Movediza de Tandil fue una roca de aproximadamente 300 toneladas que se localizaba en la ciudad bonaerense de Tandil. La particularidad de dicha mole de granito fue que logró mantenerse en equilibrio al borde de un cerro hasta el día de su caída definitiva, el jueves 29 de febrero de 1912. En la actualidad, se encuentra en la base del cerro, partida en tres grandes pedazos. A lo largo de los años, fueron surgiendo varios proyectos para devolver la piedra a su lugar original, en aras de explotar el costado turístico del mayor símbolo de la ciudad de Tandil.El día 17 de mayo de 2007 fue inagurada oficialmente la réplica de la Piedra Movediza en el lugar donde antiguamente se encontraba, La réplica fue colocada a las 7:55 del día 13 de mayo, estando colocada exactamente en el punto de apoyo donde se mantuvo por siglos en un equilibrio inestable hasta el fatídico 29 de febrero de 1912.

18 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Que buena la leyenda, y la explicaciòn de la verdadera piedra.

Pero, debo preguntar, la rèplica se mueve?


(ya sè. Ya sè. Ya me voy)

Elba dijo...

Hola Susuru , me encantó ...hemos crecido con los comentarios sobre la piedra , cientos de historias...esta leyenda es hermosa , besos

Flor dijo...

Me gustan mucho las leyendas y esta desconocia por completo.

Pero existio esa piedra, asi que la leyenda tiene algo de veracidad.
Seguro que la replica esta bien segura no??
Mejor no pasar por alli cerca jajajaja.

Besitos
Flor

Adriana Alba dijo...

Me encantó la leyenda.

Amo las piedras y Tandil!!!

Abrazos Susuru.

Epístola Gutierrez dijo...

No conocía la leyenda, es hermosísima, gracias por compartirla.
Pasé muchas vacaciones de mi infancia en Tandil y siempre me dio mucho respeto el tema de la piedra movediza y la sentía muy mágica, vuelvo a sentir eso tan lindo a través de la leyenda que hoy nos traés.
Te dejo un beso, y te espero en mi blog (hay algo para vos)

Jota Ele dijo...

Curiosa y bella historia, Susuru.

No obstante, el precario equilibrio debe obligar a ser precavido en su observación.

Besos.

Abuela Ciber dijo...

Que grato lo que he leído, e interesante, no he estado por esos lugares.

Gracias por compartirlo.

Cariños y buen fin de semana!!!!

Liliana Lucki dijo...

Mi padre se ocupo de contarme la leyenda ,en el lugar.

Una hermosa Tandil.

No me importa si es cierto o no.

El recuerdo es tan hermoso ,que lo atesoro....parte

de mi infancia y el amor de mi padre.

Ese es el final de la historia ....para mi.

Un abrazo,Lili

EVA MAGALLANES dijo...

Las leyendas... siempre fuentes maravillosas y sabias. Impresionante que un punto de equilibrio tan precario persistiese así por tanto tiempo, también debe haber sido impresionante la caída de la piedra y más aún suponiendo que el espíritu del puma podría haberse liberado de su prisión. Es muy positivo preservar estos relatos Susuru.
Mi afecto para ti!

tia elsa dijo...

Preciosa leyenda, este en particularme encantó porque no la conocía y además porque Tandil es un lugar muy caro en mis afectos. Besos tía Elsa.

Ara dijo...

Querida Susuru; amiga, preciosa historia de la piedra tan estable en un lugar tan inestable, y hasta el punto que hayan hecho una replica. Asombroso¡¡
Gracias por compartir todas estas leyendas.
Muchos besos, amiga,
Ara

JUAN dijo...

Querida Sususru, eres una fuente inagotable de conocimiento y sabiduría. Esta leyenda, y la imagen de la piedra, yo las ignoraba. Me ha gustado mucho la historia y la manera en que la has contado. Gracias. Un beso.

JUAN dijo...

Vaya, no veo mi anterior comentario. En eél te decía que me había encantado la leyenda y la imagen.Lo ignoraba todo sobre esa sierra y sus gentes. Gracias por compartirla tan bellamente. Un beso

ILUSION dijo...

Hola Susuru,,,,,una preciosa entrada con esa hermosa leyenda,,,me gustó mucho,,,,Besitos y linda semana,,,,

Abuela Ciber dijo...

Pase a desearte....buena semana!!!

Cariños
.
.
Frase de la semana...........
"Da cariño hasta aquellos que nada esperan de ti."

Catalina Zentner dijo...

Gracias por dejarme conocer esta leyenda.
Te dejo un beso, fue muy grato conocerte.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Suuro; gracias por compartir. El mundo está llno de historias que nunca se conocerán por haber caído en manos poco conocidas o álbunes poco leídos.
Gracias amiga, solo la divulgación hace posible el conocimiento.
Un abrazo.
Jecego.

Sauze dijo...

Querida Su, no conocía esta historia, y me ha gustado mucho.

te mando un abrazo.. siento mi tardanza.