sábado, septiembre 29, 2007

Pensamientos.......

"La hora más oscura era la que venía antes de salir el sol" de: El Alquimista

viernes, septiembre 28, 2007

Adriano Celentano. Il Tempo se ne Va. Cinema Italiano

Recordar las películas italianas de una época de oro del cine. Sophia y Marcello, La Dolce Vitta, maravillosos recuerdos del ayer, enmarcados con la voz de Adriano Celentano. Un regalo a toda la Comunidad Italiana y a mi familia. Susuru

Ansiedad y Obsesión

La ansiedad (del Lat. anxietas = angustia, aflixión) es un estado que se caracteriza por un incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad fisiológica del organismo de incrementar el nivel de algún elemento que en esos momentos se encuentra por debajo del nivel 'adecuado'; o por el contrario, ante el temor de perder un bien preciado.

Para el psicólogo cognitivo Ricardo Ros, autor del método Stop a la Ansiedad, la ansiedad está directamente relacionada con el miedo al futuro y está basada en pensamientos relacionados con frases que empiezan con "¿y si...?" ("¿y si me mareo?", "¿y si tengo alguna enfermedad?", "¿y si pierdo el control?", etc) Para este psicólogo, el tratamiento de la ansiedad se tiene que basar en una recodificación de este tipo de pensamientos que permita a la persona vivir en el presente. La persona que tiene ansiedad, dice, siente el futuro como si fuera real, cuando la realidad es que en el presente, que es lo único que existe, no hay ningún motivo para que se genere ansiedad. Cuando la persona vuelve a recuperar su contacto con el presente, la ansiedad desaparece.
Fuente: Wikipedia
OBSESIÓN
Son las cinco de la mañana y yo no he dormido nada
Pensando en tu belleza en loco voy a parar
El insomnio es mi castigo, tu amor será mi alivio
Y hasta que no seas mía no viviré en paz
Bien conocí tu novio pequeño y no buen mozo
Y sé que no te quiere, por su forma de hablar
Además tú no lo amas por que el no da la talla
No sabe complacerte como lo haría yo
Pero tendré paciencia por que el no es competencial
Por eso no hay motivos para yo respetar
Noooooo, no es amor lo que tu sientes se llama obsesión
Una ilusión en tu pensamiento
Que te hace hacer cosas
Así funciona el corazón
Bien vestido en mi Lexus pasé por tu colegio
Informan que te fuiste, como un loco te fui alcanzar
Te busqué y no te encontraba y eso me preocupaba
Para calmar mi ansia yo te quería llamar
Pero no tenía tu numero
Y tu amiga ya me lo negó
Tu hermanito mucho me ayudó
Eso me trajo la solución..........
Autor: Grupo Ventura

Ansiedad y Obsesión La ansiedad (del Lat. anxietas = angustia, aflixión) es un estado que se caracteriza por un incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad fisiológica del organismo de incrementar el nivel de algún elemento que en esos momentos se encuentra por debajo del nivel 'adecuado'; o por el contrario, ante el temor de perder un bien preciado. Para el psicólogo cognitivo Ricardo Ros, autor del método Stop a la Ansiedad, la ansiedad está directamente relacionada con el miedo al futuro y está basada en pensamientos relacionados con frases que empiezan con "¿y si...?" ("¿y si me mareo?", "¿y si tengo alguna enfermedad?", "¿y si pierdo el control?", etc) Para este psicólogo, el tratamiento de la ansiedad se tiene que basar en una recodificación de este tipo de pensamientos que permita a la persona vivir en el presente. La persona que tiene ansiedad, dice, siente el futuro como si fuera real, cuando la realidad es que en el presente, que es lo único que existe, no hay ningún motivo para que se genere ansiedad. Cuando la persona vuelve a recuperar su contacto con el presente, la ansiedad desaparece. Fuente: Wikipedia OBSESIÓN Son las cinco de la mañana y yo no he dormido nada Pensando en tu belleza en loco voy a parar El insomnio es mi castigo, tu amor será mi alivio Y hasta que no seas mía no viviré en paz Bien conocí tu novio pequeño y no buen mozo Y sé que no te quiere, por su forma de hablar Además tú no lo amas por que el no da la talla No sabe complacerte como lo haría yo Pero tendré paciencia por que el no es competencial Por eso no hay motivos para yo respetar Noooooo, no es amor lo que tu sientes se llama obsesión Una ilusión en tu pensamiento Que te hace hacer cosas Así funciona el corazón Bien vestido en mi Lexus pasé por tu colegio Informan que te fuiste, como un loco te fui alcanzar Te busqué y no te encontraba y eso me preocupaba Para calmar mi ansia yo te quería llamar Pero no tenía tu numero Y tu amiga ya me lo negó Tu hermanito mucho me ayudó Eso me trajo la solución.......... Autor: Grupo Ventura Ansiedad y Obsesión La ansiedad (del Lat. anxietas = angustia, aflixión) es un estado que se caracteriza por un incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad fisiológica del organismo de incrementar el nivel de algún elemento que en esos momentos se encuentra por debajo del nivel 'adecuado'; o por el contrario, ante el temor de perder un bien preciado. Para el psicólogo cognitivo Ricardo Ros, autor del método Stop a la Ansiedad, la ansiedad está directamente relacionada con el miedo al futuro y está basada en pensamientos relacionados con frases que empiezan con "¿y si...?" ("¿y si me mareo?", "¿y si tengo alguna enfermedad?", "¿y si pierdo el control?", etc) Para este psicólogo, el tratamiento de la ansiedad se tiene que basar en una recodificación de este tipo de pensamientos que permita a la persona vivir en el presente. La persona que tiene ansiedad, dice, siente el futuro como si fuera real, cuando la realidad es que en el presente, que es lo único que existe, no hay ningún motivo para que se genere ansiedad. Cuando la persona vuelve a recuperar su contacto con el presente, la ansiedad desaparece. Fuente: Wikipedia OBSESIÓN Son las cinco de la mañana y yo no he dormido nada Pensando en tu belleza en loco voy a parar El insomnio es mi castigo, tu amor será mi alivio Y hasta que no seas mía no viviré en paz Bien conocí tu novio pequeño y no buen mozo Y sé que no te quiere, por su forma de hablar Además tú no lo amas por que el no da la talla No sabe complacerte como lo haría yo Pero tendré paciencia por que el no es competencial Por eso no hay motivos para yo respetar Noooooo, no es amor lo que tu sientes se llama obsesión Una ilusión en tu pensamiento Que te hace hacer cosas Así funciona el corazón Bien vestido en mi Lexus pasé por tu colegio Informan que te fuiste, como un loco te fui alcanzar Te busqué y no te encontraba y eso me preocupaba Para calmar mi ansia yo te quería llamar Pero no tenía tu numero Y tu amiga ya me lo negó Tu hermanito mucho me ayudó Eso me trajo la solución.......... Autor: Grupo Ventura Video: Daniel Santos

martes, septiembre 25, 2007

Una mujer. Susuru

"Una mujer es la historia de sus actos y pensamientos, de sus células y neuronas, de sus heridas y entusiasmos, de sus amores y desamores. Una mujer es inevitablemente la historia de su vientre, de las semillas que en el se fecundaron, o no lo hicieron, o dejaron de hacerlo, y del momento aquel, el único en que se es diosa. Una mujer es la historia de lo pequeño, lo trivial, lo cotidiano, la suma de lo callado. Una mujer es siempre la historia de muchos hombres. Una mujer es la historia de su sangre. También una mujer es la historia de su Utopía..."

Borrando fronteras. Susuru

Este es un momento en el cual mis sentimientos, mis emociones, me llevan cerca de personas muy queridas con las que logro abrazarme borrando fronteras geográficas para encontrarme y compartir los momentos tristes que nos presenta la vida. Susuru

Gigliola Cinquetti. Dio come ti amo

En el cielo pasan las nubes

que van hacia el mar

parecen pañuelos blancos

que saludan a

nuestro amor

DIOS COMO TE AMO !!!

No es posible

tener entre los brazos

tanta felicidad

besar tus labios

que huelen a viento

estamos enamorados

como ninguno en el mundo.

DIOS COMO TE AMO

Me dan ganas de llorar !!!

En toda mi vida

no he sentido nunca

un bien tan querido

un bien tan verdadero.

Quién puede detener el rio

que corre hacia el mar

como las golondrinas que corren hacia el sol.

Quien puede cambiar el amor

mi amor por ti ?

DIOS COMO TE AMO.......

lunes, septiembre 24, 2007

de: Margueritte Yourcenar

Amarte con los ojos cerrados es amarte ciegamente Amarte mirándote de frente sería una locura Yo quisiera que me amen con locura.

sábado, septiembre 22, 2007

Pensamientos. Fritz Perls

"El hombre se trasciende a sí mismo únicamente por la vía de su verdadera naturaleza, jamás por medio de las ambiciones y de las metas artificiales"

Yanni. Prelude & Nostalgia

viernes, septiembre 21, 2007

Oscar Wilde: El Retrato de Dorian Gray (1891)

"Vislumbraba el resplandor de las floraciones de una retama, de dulzura y color de miel, cuyas ramas estremecidas apenas parecían capaces de soportar el peso de una belleza tan deslumbrante como la suya; y, de cuando en cuando, las sombras fantásticas de pájaros en vuelo se deslizaban sobre las largas cortinas de seda india colgadas delante de las inmensas ventanas, produciendo algo así como un efecto japonés, lo que le hacía pensar en los pintores de Tokio, de rostros tan pálidos como el jade, que, por medio de un arte necesariamente inmóvil, tratan de transmitir la sensación de velocidad y de movimiento". "El zumbido obstinado de las abejas, abriéndose camino entre el alto césped sin segar, o dando vueltas con monótona insistencia en torno a los polvorientos cuernos dorados de las desordenadas madreselvas, parecían hacer más opresiva la quietud, mientras los ruidos confusos de Londres eran como las notas graves de un órgano lejano".
Imagen: "La mujer y las flores"

martes, septiembre 18, 2007

Los Amantes del Círculo Polar.....

"No existen las mujeres todopoderosas: el amor no hace diferencias y arremete con todas por igual, porque es gracias a Dios, una demencia muy democrática" Susuru

lunes, septiembre 17, 2007

Relación entre Rabia y Venganza. OSHO

¿Está relacionada la venganza con la rabia o con otra cosa? Y, ¿cómo podemos superar este problema? Solamente el ego se puede ver afectado. Es muy susceptible. Si alguien te mira simplemente de cierta forma, esto lo afecta. No te han hecho nada. Si alguien te sonríe un poco, se ve afectado; si alguien simplemente gira su cabeza y no te mira, se ve afectado. Es muy susceptible. Es como una herida, siempre abierta, fresca. Tú la tocas y el dolor surge. Una sola palabra, un solo gesto -- puede que el otro no pueda incluso estar consciente de lo que él te ha hecho, pero lo ha afectado. Y tú piensas siempre que el otro es el responsable, que te ha herido. No, tú cargas tu herida. Con el ego todo tu ser es una herida. Y tú te la cargas encima. Nadie está interesado en lastimarte, nadie está esperando positivamente lastimarte; todo mundo está ocupado en salvaguardar su propia herida. ¿Quién tiene la energía? Pero sucede, porque tú estás tan dispuesto a ser herido, tan dispuesto, esperando simplemente en el borde,a [que] cualquier cosa [suceda] Tú no puedes afectar a un hombre del Tao. ¿Por qué? porque no hay nadie a quien afectar. No hay herida. Él está sano, curado, entero. Esta palabra "entero", es hermosa. La palabra "curación" `[heal, en inglés]viene de "entero"[whole en inglés], y la palabra "santa" [holy] también viene de "entero". Él está entero, curado, es un santo [holy]. Toma conciencia de tu herida. No le ayudes a crecer, déjala que sea curada; y será curada solamente cuando tú te desplaces a las raíces. Cuanto menos haya cabeza, más se curará la herida; sin cabeza no hay herida. Vive una vida sin cabeza. Muévete como un ser total, y acepta las cosas. Sólo por veinticuatro horas, inténtalo: Aceptación total, sea lo suceda. Alguien te insulta; acéptalo, no reacciones, y mira lo que sucede. Sentirás repentinamente fluír en ti una energía que no has sentido antes. Alguien te insulta: tú te sientes débil, te sientes disturbado, empiezas a pensar en cómo lograr tu venganza. Ese hombre te ha enganchado, y ahora tú le darás vueltas y vueltas. Durante días, noches, meses, incluso años, no podrás dormir, tendrás malos sueños. Las personas pueden desperdiciar su vida entera en una cosa pequeña, sólo porque alguien les ha insultado. Mira simplemente en tu pasado y recordarás algunas cosas. Tú eras un niño pequeño y el profesor en la clase te llamó idiota, y tú todavía lo recuerdas y sientes el resentimiento. Tu padre dijo algo. Tus padres se han olvidado, e incluso si tú se lo recuerdas, ellos no podrán recordarlo. Tu madre te miró de cierta manera y la herida ha estado desde entonces allí. Y todavía está abierta, fresca; si cualquiera la toca, tú explotarás. No ayudes a esta herida a crecer. No dejes que esto hiera tu alma. Ve a las raíces, mantente con el todo. Por veinticuatro horas, sólo por veinticuatro horas, intenta no reaccionar, no rechazar, lo que suceda. el Si alguien te empuja y tú caes al suelo, ¡cae! Después levántate y ve a tu casa. No hagas nada al respecto. Si alguien te golpea, baja la cabeza, acéptalo con gratitud. Ve a tu casa, no hagas nada, sólo por veinticuatro horas. Y conocerás un nuevo aumento de energía el cual nunca has conocido, una nueva vitalidad que surge de las raíces. Y una vez que lo conoces, una vez que la hayas probado, tu vida será diferente. Entonces te reirás de todas las cosas absurdas que has estado haciendo, de todos los resentimientos, reacciones, venganzas, con las cuales te has estado destruyendo. Nadie más puede destruirte excepto tú mismo; nadie más puede salvarte excepto tú mismo. Tú eres Judas y tú eres Jesús. Suficiente por hoy.

BLOG HOMENAJEADO. Susuru

Resulta que buscando material por el ciberespacio, me encuentro con esta sorpresa, que me complace enormemente. Invito a que ustedes mismos, lectores de este blog, sean testigos del homenaje a

LOS UNOS Y LOS OTROS como uno de los mejores blogs. El texto dice: viernes, septiembre 14, 2007 Homenaje a los mejores blogs Arriba aparece el excelente BLOG de SUSURU que viene de Argentina. Poca a poco voy a buscar con el navegador de Blogger otros Blogs que merecen ser visto de inmediato. Etiquetas: The World of the Blog THIS BLOG IS ABOUT BLOGS,WIKIS and VIRTUAL COMMUNITY

domingo, septiembre 16, 2007

de: Jorge Bucay

“La Culpa frena sólo a los que nunca matarían, a los verdaderos asesinos, no los frena, ni los ha frenado nunca.”
“Hay que dejar salir las emociones. Hay que sacarlas hacia dónde van dirigidas. No reprimir, no tragarse las cosas, ni las buenas, ni las malas. No pegarme a mí, cuando quiero pegarle al otro.”
“Detrás de cada persona que se siente culpable, se esconde una personalidad así: E.D.M. = Exigente de mierda
“Sensación de soledad + Sensación de descontrol = Miedo a la Locura.”
“La llave de la juventud es el crecimiento”

Susuru. Una rosa negra.

La casa blanca de Villa Lugano era amplia, cómoda, con su jardín mantenido muy cuidadosamente. Hasta se podía divisar desde la calle Zuviría el impactante colorido de flores y arbusto. El cantero de los malvones púrpura, la verde hiedra trepadora enhebrada de blancos y perfumados azahares. El pino centenario, los rincones de lavanda y el rosal. Un rosal lleno de pimpollos amarillos entre los cuales, orgullosa, desafiante, soberbia, en una rama, abría sus pétalos una rosa negra. Lili, de 30 años, compartía esa vivienda con Pilo, su papá, y el Tata, su abuelo de jóvenes 85 años a quien adoraba. Lili era de esas personas que nunca estaban demasiado alegres, pero tampoco triste. Hablaba poco. Estudiaba mucho. Tenía pocos amigos. Jamás le conocí un novio, un festejante. Era excelente vecina y muy respetada por sus compañeros del Poder Judicial. A Pilo no sé como describirlo. Tenía una mirada extraña. Nunca miraba a los ojo. No apretaba la mano al saludar. A veces, parecía fragmentarse. Pero sentía una atracción especial por las mujeres. Y no justamente la atracción que despierta el amor ni los buenos sentimientos., la seducción, los afectos. Era raro… Repentinamente Lili enfermó. El cáncer fue tan agresivo que con un vómito de sangre le anticipó el final. El Tata se apoyaba desconsolado en su bastón mirando el cuerpo. Otra vez le tocaba enterrar a una mujer de su familia. La única que le quedaba. Pilo no demostró nada. Ni angustia, ni dolor. Ni una lágrima. Estaba como siempre: Raro… Transcurrieron los días. Silencioso y pesados, igual a todos los días que pintan a los barrios humildes, habitados por gente trabajadora. Pero……. La casa blanca era una inmensa nube: gris, negra, roja, naranja, violácea. Se escuchaban ruidos extraños. Las veredas se poblaron de vecinos que observaban perplejos. Se estaba quemando la casa blanca del barrio. Pilo miraba feliz su obra. Había llegado a rociar con combustible todo: paredes y muebles. Estaba contento. Su rostro había cambiado. Se notaba que estaba disfrutando. La casa se quemaba. El Tata estaba adentro.
mayo 1997

viernes, septiembre 14, 2007

Serenidad. Paul Geraldy

¿Qué fue lo que dijiste
cuando adiós me dijiste?
¿Que ya no nos amábamos?...Pero, sí, nos amamos.
¿Lloraste? ¿Serás siempre la que yo he conocido
desde que en nuestra vida los dos nos encontramos?
Y sé perfectamente que bien me has comprendido.
Sé más franca. Las cosas siempre están complicando,
y por ese motivo nos vemos disputando;
di, pues, que en nuestra época siempre es afectación,
y que siempre resulta ridículo y vulgar,
cuando de amantes finos muchos la quieren dar,
escribir con mayúsculas Amor y corazón;
palabras que de nada nos sirven empleamos
y que son fastidiosas,
y, además, peligrosas,
e importancia con ellas en la vida nos damos.
Mi corazón, repiten. Tu corazón también,
y nuestros corazones. Es costumbre corriente.
Y podría jurarte que de todo eso, bien
prescindir se podría, sin gran inconveniente,
y arreglarse al momento las cosas fácilmente.
¿Nuestros dos corazones? Hay tan sólo "tú y yo",
"tú y yo" no más: de raro no hemos tenido nada,
pero con las palabras siempre nos embriagamos,
y aquí, desde la tierra, dándonos cuenta vamos
de que lo real no llega nunca a la altura soñada.
Te suplico, es prudente, que los dos prescindamos
de hablar de Corazones, y que tú y yo seamos
lo que nosotros somos. Cuando los dos nos vemos
no nos turbamos mucho, pues bien nos conocemos;
ya todo no es como antes, en días de ventura;
cuando nos encontramos, no veo en ti locura;
me pasa a mí lo mismo...lo mismo. ¡Bien! ¿Y qué?
Es esto que aquí ocurre, tragedia no se ve.
¿Nos sentimos calmados?... Esto es muy natural,
es la costumbre. Estamos
ya con ella habituados, ha tiempo, bien o mal;
y cuando ambos creemos que ya no nos amamos,
cada uno se fastidia si el otro se halla ausente.
No hallamos gusto en nada. todo es triste en redor.
Nos vemos desdichados, con aire displicente.
Pero ¿un bien no es esto ya? Pues bueno: así es mejor.
Versión de Ismael Enrique Arciniegas

Khalil Gibran. de: Cartas de amor del profeta

Tanto la semilla intacta

como la que rompe su cáscara

tienen las mismas propiedades.

Sin embargo, solo la que rompe su cáscara

es capaz de lanzarse a la aventura de la vida.

Esta aventura requiere una única osadía:

descubrir que no se puede vivir

a través de la experiencia de los otros,

y estar dispuesto a entregarse.

No se puede tener los ojos de uno,

los oídos de otro, para saber de antemano

lo que va a ocurrir;

cada existencia es diferente de la otra.

No importa lo que me espera,

yo deseo estar con el corazón abierto para recibir.

Que yo no tenga miedo de poner mi brazo

en el hombro de alguien, hasta que me lo corten.

Que yo no tema hacer algo que nadie hizo antes

hasta que me hieran.

Déjenme ser tonto hoy,

porque la tontería es todo lo que tengo

para dar esta mañana;

me pueden reprender por eso,

pero no tiene

importancia.

Mañana, quien sabe, yo seré menos tonto.

jueves, septiembre 13, 2007

The wave of Love.

Barbra Streisand. The way we were

Si hay un misterio por qué negarlo en lugar de comprenderlo? deja que vean tus ojos, esas verdades que por miedo niegan otros. No hay explicaciones, para creer no necesitas de razones. Sabes como es el alma, cuánto dura una mirada, como surge la mañana, dónde nacen las palabras. Deja abierta tu cabeza, no cuestiones lo que veas... descubrirás que la derrota es la victoria. Deja volar tus sueños y al fin verás que te conviertes en su dueño. SUELTA TUS FANTASÍAS Y ASÍ LA NOCHE, SI TU QUIERES, SERÁ EL DÍA tomado de: www.elexiresparaelalma.com.ar

miércoles, septiembre 12, 2007

Sin Palabras. Susuru

Merlo, San Luis, Argentina

Las Palabras. Pablo Neruda

Todo lo que usted quiera, si señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan... Me prosterno ante ellas... Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito... Amo tanto las palabras... Las inesperadas... Las que glotonamente se esperan, se escuchan, hasta que de pronto caen... Vocablos amados... Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío... Persigo algunas palabras... Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema... Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes, ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas... Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto... Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola... Todo está en la palabra... Una idea entera se cambia porque una palabra se transladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció... Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces... Son antiquísimas y recientísimas... Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada... Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos... Estos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo... Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas... Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra... Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes... el idioma. Salimos perdiendo... Salimos ganando... Se llevaron el oro y nos dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... Nos dejaron las palabras.

Pablo Neruda, Confieso que he vivido : memorias.

Canción del señor en el Campo. Nicolás Suescún

Yo no fui quien nació cuando nací, yo no recuerdo nada de mi vida, yo me veo morir y no soy yo, yo ignoro si he aumentado de estatura y jamás me he visto crecer un solo pelo. Cuando alguien que dice conocerme me saluda, yo protesto y le digo: Perdone usted, ¿decía? Y si él me dice: “¿No es usted tal y tal?, yo lo conozco, conozco a su padre y a su señora madre, hemos hablado mucho, hemos bebido juntos”, le respondo: “Yo no bebo, no hablo, no veo yo no tengo ni padre ni madre”. A mí nadie me ha visto, que yo sepa, y ahora que me levante de esta silla me llamaré por otro nombre y tendría que mirar algún retrato para saber quién era el que estaba sentado. Yo me indigno, yo no hice lo que hice, yo protesto, que no me den razones, que no estoy, y diga que el señor está en el campo esta semana.

martes, septiembre 11, 2007

Pensamientos. Susuru

"Los ideales son como las estrellas: uno no puede alcanzarlas. Pero como los navegantes, puede elegirlas como guías y siguiéndolas, alcanzar su destino"

domingo, septiembre 09, 2007

El Niño Interior

Cuando se reconocen todas las partes de uno mismo se descubre la alquimia interior, que es todopoderosa. Equivale a estar invitado a un baile de máscaras, donde hay infinidad de convidados. Allí el juego consiste en identificar a cada uno de los personajes y llamarlo por su nombre. En el momento en que se descubre su identidad, ocurre algo mágico e incomprensible: el enmascarado desaparece sin dejar rastro. La transmutación interna es algo parecido, se trata de hacer consciente lo inconsciente. Con solo esta práctica podemos liberarnos de las cargas emocionales que hasta ahora nos han pintado la vida de tragedia. En cada ser existe un rincón oculto donde habitan las partes de sí mismo que quedaron inconclusas y ahora buscan completarse. A ese sitio le llamamos el niño interior, porque contiene dentro todos los aspectos inmaduros de nuestra personalidad. Ese niño interno permanentemente gime: "dame, dame, dame", nunca está conforme, y siempre quiere más. Cada momento doloroso del pasado vive en este espacio, esperando ser cambiado, y su inconformidad se proyecta al tiempo presente para pedir ayuda. En el baile de máscaras, al que hoy hemos sido invitados, vamos a dedicar una mirada a ese niño interno abandonado, que solo requiere la atención de una mirada, para cambiar su llanto en sonrisas. Antes de abordarlo debemos comprender que él es la suma de todos los aspectos rezagados de nosotros mismos. Podemos estar anclados en carencias de amor, de comprensión y de ternura, que congelan nuestro presente en la actitud terca de recibir sin dar nada a cambio, manifestando como resultado relaciones insatisfactorias. Un niño está polarizado en recibir, porque es claro que él no puede prescindir del apoyo que le dan los adultos para su supervivencia. Pero, en su madurez, el ser humano debe alcanzar el equilibrio entre el tomar y el dar. Hay la tendencia a creer que el pasado no es modificable, pero dentro de cada ser humano hay la fuerza para cambiarlo todo dentro de sí mismo. Pongamos el ejemplo de alguien que, después de pasadas varias décadas, todavía se lamenta de que sus padres no le dieron la oportunidad de estudiar, y en cambio lo pusieron a trabajar desde temprana edad. El pasado afecta al presente porque el niño interno herido sigue llorando la oportunidad que no tuvo, y por ello el adulto culpa arbitrariamente a los padres de todos sus fracasos. Si en vez de alimentar rencores, la conciencia del adulto completa la experiencia del niño, los resultados pueden ser pasmosos. En este caso la terapia es crear una meditación guiada, donde el adulto hace el papel de padre. El observa internamente al niño en su rincón llorando, lo toma en sus brazos y le dice: "Comprendo tu dolor porque no tuviste oportunidad de estudiar. No podemos cambiar el hecho de que tus padres tuvieran necesidad de tu trabajo, pero yo te voy a apoyar para que puedas completar tu educación, tal como lo has deseado". Si al dicho sigue el hecho, esa carencia se transformará en inmensa satisfacción. En el niño interno habitan cuatro grandes familias de miedos, que en el camino de la vida tenemos que transformar. Ellos son: el miedo a perder, el miedo a enfrentar, el miedo a ser abandonado, y el miedo a la muerte. En el miedo a perder, la inseguridad se pone una coraza defensiva para aparentar ser su opuesto. Entonces en el baile de máscaras lo identificamos vestido de orgullo, soberbia, impaciencia, agresión, ira, autoritarismo, fanatismo y toda su corte de afiliados. El miedo a enfrentar, en el papel de víctima se disfraza de pudor, timidez, susceptibilidad, cobardía, indecisión y todas las tonalidades de auto destrucción e inferioridad. El miedo a ser abandonado trae consigo los celos, la posesividad, la vanidad, la sobreprotección, la baja autoestima, y la necesidad de manipular. Y el miedo a la muerte porta muchas caretas, entre ellas: la desconfianza, la tacañería, los apegos, las fobias, la rebeldía, y la histeria. Pretender controlar algún aspecto indeseable de nosotros mismos es tarea imposible, si el inconsciente manda y nuestra vida se halla encadenada a reacciones instintivas. Pero si la conciencia hace la conexión, llevando luz hasta la raíz misma del problema, el niño interior desaparece y el adulto se hace cargo. El secreto es atreverse a vivir el pasado nuevamente, pero con la conciencia del adulto, que comprende, acepta y aporta las soluciones.

Entre el orden y el Caos. Esther Díaz.

La ciencia tradicional no puede evitar experimentar una profunda atracción hacia el caos que combate y daría toda la unidad racional a la que aspira a cambio de un trocito de caos que pudiera explorar. Gilles Deleuze y Félix Guattari, ¿Qué es la filosofía? Exigimos orden aún a costa de contrariar las certezas empíricas. Anhelamos orden incluso rechazando las evidencias cotidianas: seres vivos deteriorándose, mares enfurecidos, astros expandiéndose, objetos degradándose. Se pretende incluso que “orden” es sinónimo de progreso y que la naturaleza se rige únicamente al ritmo pautado por las leyes del orden. No obstante, el concepto de orden suele darse por supuesto, como si no exigiera ser definido, conceptualizado, explicado. Cabría entonces preguntarse ¿qué es el orden? De antiguo el orden se concibió como contrapuesto al caos. Esto implica establecer que lo ordenado está sometido a reglas, medidas y razón. Parecería que el orden se produjera de manera necesaria, forzosa, irreversible, que la naturaleza lo reclamara. Se olvida, por cierto, que el orden es un reclamo teórico, humano, político y social, más que una realidad irrefutable en sí misma. El pensamiento filosófico occidental se preocupó por establecer que el caos -lo incontrolable, lo rebelde a las normas, lo opuesto a la ley- finalmente devino orden. Y si bien en el principio fue el caos, finalmente el universo se sometió a leyes racionales y se domesticó. La gran ventaja de forzar el inestable estado de las cosas y someterlo a supuestas regularidades inalterables es que la naturaleza se torne comprensible, mensurable, previsible. El orden, tal como se ha establecido desde los dispositivos cognoscitivos, confesionales y políticos es condición de inteligibilidad de lo existente, a condición de que se someta a normas. Es como si para cubrirnos del caos utilizáramos un paraguas, en cuyo interior dibujáramos un ordenado cielo estrellado gobernado por leyes previsibles. Esta primigenia noción acerca del mundo físico es una proyección del pensamiento que establece que una comunidad es justa únicamente si está sometida a leyes. La noción de orden cosmológico deriva de la idea de orden social. Los físicos y los teóricos de la ciencia que subscriben a la idea de una legalidad universal indiscutible olvidan, o ignoran, que la terminología utilizada para su comprensión de la naturaleza es de raigambre jurídica. Actualmente, la noción de ley es utilizada interdisciplinariamente. Pero su origen político-social es tan ignorado, en general, que se levantan voces escandalizadas contra los humanistas que osan utilizar términos de las ciencias duras para analizar fenómenos sociales. El presente libro, entre su rica variedad de matices, da cuenta de algunos representantes de esas posturas teóricas “a lo Sokal”. Posturas que no reparan, obviamente, en que la idea de orden está precedida por la de subordinación humana e implica jerarquía gubernamental. Es decir, no advierten que las ciencias naturales también “toman” conceptos básicos de otras ramas del conocimiento, en el caso que aquí nos ocupa, de las teorías humanistas y artísticas, tales como ley, regla, orden, racionalidad, elegancia (de las hipótesis) y así sucesivamente. Cuando se establecen compartimentos estancos entre diferentes formas de conocimiento, se elude el aspecto político que atraviesa a todas las ciencias, también a las exactas y naturales. Ni las ciencias formales están por encima de las personas concretas, de sus tabúes, ensoñaciones e imaginarios sociales (existen minuciosos estudios científico-históricos que dan cuenta de ello). Pues quienes detentan poder necesitan fortalecerlo imponiendo sistemas ordenados indiscutibles, absolutos, universales; y se benefician con teorías filosóficas o científicas que, frecuentemente sin proponérselo, fortalecen el imperio de un pensamiento único, que sirve de base para discriminar al diferente. Los servidores de los poderosos -si son teóricos- inventan conceptos para codificar el ejercicio del poder. He ahí el origen histórico de la noción de ‘ley’ y de ‘orden’. Lo ordenado se jerarquiza según cierto principio. Esta es la argamasa que el pensamiento antiguo elaboró para brindar tecnologías de poder a los dominadores. Este es el modelo que se extrapoló a la comprensión filosófico-científica de la naturaleza. En consecuencia, la concepción de la legalidad de la naturaleza se funda en el pretendido derecho de las minorías gobernantes para imponerse a las mayorías gobernadas. Una breve síntesis histórica que se remontara a las nociones originarias de caos y de orden nos enfrentaría a Anaximandro, quien concibe el devenir como un proceso ordenado que se sucede temporalmente y del que se puede dar cuenta en tanto es pensado racionalmente. Aquí está el orden. También nos pondría ante Leucipo y Demócrito (que llegan a nosotros a través de los magníficos versos latinos de Lucrecio) quienes, por el contrario, sostienen que el orden del cosmos se puede explicar por una conjunción de átomos surgida de una colisión aleatoria. Aquí está el caos. La postura de Anaximandro es una de las condiciones de posibilidad de teorías que sirven de sustento a los poderosos, ya sea porque dominan la sociedad, o la naturaleza, o ambas. Los atomistas, en cambio, no ofrecen sus fundamentos teóricos a los poderes hegemónicos y, si bien no niegan el orden, privilegian lo imprevisible y azaroso. No es casual que durante épocas de poderes unipersonales y absolutos, tras la desaparición de las antiguas democracias, el conocimiento oficial desconoció a los pensadores atomistas. Defender el poder de los individuos (átomos) y la potencialidad creadora o destructiva de las crisis (caos) no es funcional para las hegemonías científicas o políticas. Platón, que a pesar de vivir en democracia propone un gobierno de aristócratas, entiende el orden como una adecuación de la realidad sensible a las ideas inmutables. Establece, de este modo, una relación entre sensible-inteligible como subordinación de lo primero a lo segundo. Aquí la supremacía de un pensamiento único, verdadero y universal en detrimento de las precariedades del mundo sensible cobra una importancia históricamente persistente. Aristóteles, maestro de Alejandro Magno -impecable modelo de poder hegemónico- considera que la teoría de los cuatro elementos no es adecuada para explicar el orden del mundo (cuatro implica demasiados “principios”). Y, como tampoco se permite explicarlo por la incidencia de un devenir azaroso, postula la existencia de un intelecto superior. Único ser capaz de regir el universo armónico. Con este pensador se fortalece la justificación del orden sobre el caos, de la necesidad racional de lo universal sobre la libertad imprevisible de los particulares. Sin olvidar que en su sistema, el devenir se entiende como una sucesión coherente regida por una ley que fortalece la noción de causa. Noción que retomarán los cristianos para fundamentar el poder de una divinidad omnisciente y los científicos modernos para exaltar la excelencia de la ciencia físico-matemática. Durante el medioevo se sigue fortaleciendo la noción de orden como subordinación de lo inferior a lo superior. Aunque lo opuesto al orden no es ya el caos, sino el des-orden, producido por quienes no cumplen la norma universal, en lo social y en lo natural. Para el pensamiento medieval hasta una entidad aislada (rebelde) puede ser ordenada si se aviene a los designios del poder superior. Es evidente que la tendencia de proyectar lo social sobre lo natural sigue firme. Esta idea se retoma en la modernidad. En ella, el orden se concibe como relación entre realidades, pero no se abandona el supuesto de preeminencia de lo abstracto sobre lo concreto, de lo formal sobre lo interpretable, de la exactitud sobre lo indeterminado, de las leyes sobre los fenómenos, del orden sobre lo caos. En las postrimerías de la modernidad, es decir desde los últimos decenios decimonónicos, el orden tiende a entenderse como entropía negativa. En este punto se articula y expande la problemática tratada en el texto de Eduardo Alejandro Ibáñez, en el que se estimula una redefinición del papel de la epistemología. Esta disciplina moderna obediente a los mandatos de la tradición que, desde principios del siglo XX -en su versión neopositivista- se posiciona denominando ‘leyes científicas universales’ a lo que antaño se denominaba ‘idea’ o ‘divinidad’, y apela a lo formalizable, reversible y determinable de manera absoluta, en menosprecio de lo cualitativo, irreversible y determinable de manera acotada. Reflexiones como las desarrolladas en el ABC de la teoría del caos representan un aporte a la ampliación (o superación) de la epistemología tradicional. Enriquecen también la comprensión de teorías científicas de última generación, y aportan ideas para la humanización de las ciencias naturales, así como para la implementación de la interdisciplinariedad como alternativa cognoscitiva y práctica social liberadora. A través de sus páginas, el autor ilumina conceptos que parecían replegados al hermetismo de los gabinetes científicos estimulando un pensamiento de la diferencia. Se pliega a la posibilidad de repensar el orden. No para negarlo, ya que es indispensable para el desarrollo del conocimiento y de la vida misma, sino para visualizarlo interactuando con el azar que acecha en cualquier proceso cognoscitivo y vital. Tal circunstancia podría tornar improbable el anhelo de conocimientos universales. Aunque se impone aclarar que asumo esta interpretación y reconozco que no se pliega totalmente a la brindada por Ibáñez. Quien procura, más bien, instalarse en la búsqueda de mayores precisiones para posibilitar que la teoría del caos acceda a la legalidad científica por la segura puerta de la universalidad. Y, desde esa perspectiva, aspira a que el caos determinista amplíe sus predicciones proyectándose más allá de las acotadas posibilidades actuales. Sin embargo, la actitud que acompaña el despliegue del pensamiento del autor tiene la apertura suficiente como para servir de rampa de lanzamiento no solo a interpretaciones coincidentes con las suyas, sino también a otras que no concuerden. De hecho, explica con ecuanimidad y solvencia tanto las posiciones teóricas con las que simpatiza, como aquellas con las que es evidente que no comulga. Una interpretación posible es que quizás ha llegado el momento de desprenderse de pretensiones de orden absoluto, que en última instancia no deja de ser una especie de seguridad fingida. Tal vez sea hora ya de despenalizar al caos, en la medida en que las crisis suelen ser quienes posibilitan los cambios. Se trataría entonces de aceptar que la complejidad avanza sobre la simplicidad (sin perder de vista la diferencia entre caos y complejidad señalada en el texto). Y quedaría como tema a debatir si la simplicidad no es una utopía en pos de una abstracción ideal, que desestimaría -de algún modo- la multiplicidad concreta de lo real. Hoy sabemos que la ciencia, aunque benefactora, es también malhechora; que las teorías (de cualquier orden) triunfan en tanto se sostengan en basamentos de poder; y que las hegemonías nunca son inocentes. En consecuencia considero que antes que pretender encontrar leyes universales –por ejemplo, para el caos o para la flecha del tiempo- resultaría más comprometido, tanto desde le punto de vista cognoscitivo como social, aceptar que la ciencia (o cualquier otra empresa humana) sólo capta aspectos, escorzos, retazos de realidad. La universalidad es solo una palabra o un sistema de signos. ¿Quién puede constatarla?, ¿quién puede demostrarla? Se podría contestar “la matemática”. Y se podría acordar. Pero no se debería omitir que la formalización es simplemente una perspectiva posible para estudiar o dimensionar porciones del universo, y de ninguna manera se obtiene de ella -o de ningún otro sistema de signos- el verdadero conocimiento de las cosas. La matemática, el lenguaje articulado en general y el conocimiento científico en particular emiten metáforas sobre la realidad. Metáforas a las que llamamos ‘conocimiento’ porque ya no recordamos la arbitraria operación creativa a la que se acudió para construirlas. Metáforas parciales, poéticas, “neutras”, formales, unas más logradas que otras y todas más, o menos, eficaces. Pues, ¿qué es el conocimiento sino un conjunto de metáforas útiles (y aceptadas comunitariamente) que expresamos respecto de las cosas? La aspiración a lo universal es un resabio teológico-metafísico capturado por la ciencia moderna. Utilizar esa aspiración como herramienta inmanente es funcional al saber. En cambio, tratar de imponerla como realidad trascendente puede llegar a ser funcional al poder. Por otra parte, los aspectos científicos mostrados con claridad y rigor en este libro ayudan a vapulear el prejuicio de que sólo es conocimiento serio el que se deja formalizar. No obstante, en el arduo trabajo de Ibáñez existen fértiles desarrollos matemáticos. Pero queda claro que no se piensa ya, como en la ciencia moderna, que las leyes de la naturaleza están escritas en ese lenguaje. Se sabe que el esfuerzo matemático habilita el ingreso, sin culpas, al universo reconocido por la comunidad científica. Considero que no se trata entonces de sofocar la aspiración a la formalización, sino de despojar dicha aspiración de la pretensión de verdad absoluta. Es digno de destacar que este libro se engalana con “la gentileza del teórico”, esto es, ser claro. En función de ello nadie mejor que su autor para explicar aquello que, con buen tino, ha titulado El ABC de la teoría del caos. Aunque en rigor de verdad es un “ABC” que se extiende más allá de las tres primeras letras del acerbo científico sobre el caos. Pues además de exponer con amenidad y soltura las posturas fundamentales de los pioneros de las disciplinas adscriptas al caos determinista en ciencias naturales, expone posturas críticas y se extiende también hacia otros campos de aplicación posible. No se amuralla en ninguna pretendida torre de marfil de las ciencias duras. Prueba de ello es el sustancioso aporte a la incipiente problemática teórica denominada “pedagogía del caos”. No solo por sus creativas referencias a esa problemática, sino también por su ilustración empírica a partir del análisis del Diseño Curricular Jurisdiccional vigente, en el momento de escribir el libro, en la Provincia de Santa Fe, de la República Argentina. Y como corolario ideal para este recorrido amable, Ibáñez nos regala, por una parte, un extenso y acertado glosario respecto del caos y, por otra, una amplia bibliografía de autores nacionales e internacionales relacionados con tales estudios. Finalmente, considero que el presente texto nos brinda una de las características más nobles del conocimiento científico: ser fecundo, pues a partir de su lectura, se aclaran los conceptos fundamentales de la leyes del caos, se comenta a defensores y detractores, se accede a aplicaciones interdisciplinarias y, sobre todo, se abre la posibilidad de seguir pensando, que es –sin lugar a dudas- un desafío seductor para todos aquellos que amamos las aventuras del pensamiento.

jueves, septiembre 06, 2007

Luciano Pavarotti & Darren Hayes. O Sole mio.

Niñez, juventud, adultez, acompañadas por la música. Esa música que me estremece, que me hace extasiar. O Sole Mío, tema que comencé a escuchar en mis orígenes, en la casa grande, que italianos y argentinos convivíamos y compartíamos. Mi fascinación por el Sol, símbolo de la esperanza, de la luz. Después de la noche, viene el día, el día trae al sol, y si hay niebla, siempre sale el sol. Por las mañanas veo el Sol que queda enamorado y se oculta para darle brillo a su amada la Luna. Y aunque no lo veamos EL SOL SIEMPRE ESTÁ. Y aunque no lo exprese con frecuencia, o sí, no lo sé, la música es mi pasión, es un motor que me impulsa cada día a continuar, que me ilumina el camino a seguir y me permite encontrar mi propio Sol, el que iluminó mi vida, cuando nací en febrero.

miércoles, septiembre 05, 2007

NANA MOUSKOURI. En Recuerdo de Ti

de: Martha Morris

Si permaneces quieto No eres más un río, Te has vuelto un estanque, Y la vida Ya no fluye a través de ti. Las flores Se abrirán en primavera, Pero a menos que abras tu ventana Nunca advertirás su fragancia. Los pájaros Volverán del invierno una y otra vez, Pero si no levantas la mirada al cielo Ni siquiera podrás enterarte El sol Sin duda saldrá mañana, Pero si dejas cerradas tus puertas Sus rayos JAMÁS iluminarán tu cuarto.

domingo, septiembre 02, 2007

May it be. Enya

Naturaleza Salvaje. Canta Cecilia Bartoli

BOLERO. Julio Cortázar.

Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo
. Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.
Por ahí un papelito
que solamente dice:
Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.
FOTO: Aporte de H.G.Mier desde México